Aprender sobre emociones creando caras con piedras

Aprender a reconocer las emociones y gestionarlas no es nada fácil. Mucho menos cuando eres niño, todo es nuevo, es de las primeras veces que te invade la rabia, o el miedo… y encima te faltan palabras para nombrar esos cambios de humor.

Acompañarles en ese despertar de los sentimientos es una gran idea para que puedan expresar como están. Es el primer pasito para que no se enquisten las emociones y los niños puedan desarrollarse libremente, sin ser presos de sus propios sentimientos.

Este verano me di cuenta que cuando a Terrícola le preguntaba cómo estaba… miraba hacia otro lado, como si no fuera con él la cosa. Así que empecé a buscar actividades, libros y juegos para hablar del tema, sin preguntarle a él, sencillamente, para aprender a reconocer las emociones, comprender mejor cómo nos sentimos ante cada una…

Una de las ideas que más me gustaron fue ésta, de Where Imagination Grows, usar piedras para componer caras que expresen distintos sentimientos, emociones o estados anímicos. Ya sabéis que me encanta aprovechar los elementos naturales para crear juguetes y actividades con el peque, así que esta idea nos encajaba a la perfección.

Emociones y caras con piedras

El resultado ha sido todo un éxito. A veces hablamos “seriamente” de las emociones y otras aprovechamos para hacer las caras más extrañas posibles, jajaja, lo importante, es divertirse. No hay nada que enseñar, sólo pasar un buen rato y hablar del tema jugando.

MATERIALES

  • Piedras
  • Rotuladores permanentes. Nosotros usamos los de la marca Giotto, modelo Materials. Son muy económicos (entre 4 y 8 euros según la tienda). Vienen en cajas de 12 y lo que me encanta es que son cubrientes. Es decir, dónde pintas no se ve el fondo de la piedra. Eso te permite conseguir efectos muy chulos.
  • Barniz acrílico, opcional. Nosotros no las hemos barnizado y siguen perfectas.
  • Una cartulina para hacer la redonda de la cara. Nosotros aprovechamos una rodaja de tronco que ya teníamos, pero un papel o una cartulina son suficientes. Incluso se pueden crear las caras sólo con las piedras.

Ya está, ¡no hace falta más!

PROCEDIMIENTO

Lo primero que hicimos con el peque fue ir a buscar piedras al río. Y después… ¡a pintar!

Terrícola tiene 3 años y medio, así que yo he ilustrado las piedras mientras él pintaba las suyas. ¡Todos ocupados un buen rato! 😉 El resultado no es tan espectacular como las que nos pintó Pedramaris, en las piedras de contar historias, pero creo que para hablar de emociones es suficiente, ¿no?

pintando piedras

IDEAS PARA USAR LAS PIEDRAS

Jugar con estas caras ayuda a entender los gestos y expresiones corporales asociados a una emoción, lo cual favorece la empatía en los niños (comprender al otro) con la ventaja de que no hay la tensión del momento. Ningún niño está en ese momento realmente enfadado, o triste, o ofendido… estamos jugando.

Estas son algunas de las preguntas e ideas que se pueden trabajar:

1. Preparar una cara y preguntar “Qué crees que siente esta cara?” ¿En qué ocasiones ponemos esta cara?”, ¿Qué cosas te hacen sentir esa emoción?

Alegría, tristeza, calma

2. Con la cara enfrente, jugamos a poner nosotros la misma cara. Por ejemplo, si fruncimos el ceño nos sentimos más enfadados? ¿Y si sonreímos nos sentimos mejor?

Enfado, amor, miedo

3. Usar nosotros, mamás y papás, las piedras también cuando estamos en un determinado estado emocional concreto. Así el peque verá que sus padres también sienten, que ponen palabras a sus emociones y las pueden comunicar.

Verguenza, locura

4. En determinados momentos podemos acompañar el uso de estas piedras con la lectura de libros sobre emociones. Al final de la lectura podemos ir componiendo cómo creemos que se sentía cada personaje de la historia. Es una forma de ir integrando los sentimientos asociados a una emoción y sus expresión faciales. Te dejo un listado genial de libros sobre emociones, de Club Peques Lectores, que me gusta especialmente porqué están muy bien reseñados y clasificados por edad.

5. Dejarles crear libremente las caras que más les apetezca, con 3 bocas, 4 ojos… lo que les parezca más oportuno!! Porqué no se trata de enseñar nada sino de que les apetezca hablar del tema, jugar… Y a veces te pueden sorprender con caras de 4 ojos. Pregunto “¿Cómo se siente esta cara?”. “Pues muy contento mama, tiene 4 ojos!!!”. Claro, como no habré caído, alguien con 4 ojos es lo más, ha de verlo todo! Jajaja.

creando caras con piedras 4

Para aquell@s que tengáis niños más mayores se pueden introducir nuevos elementos, como las palabras de las emociones escritas sobre algunas piedras.

BENEFICIOS DE ESTA ACTIVIDAD

  • Permiten hablar de sentimientos en clave de humor
  • El niño puede expresar de una forma indirecta (cuándo manifestarlo abiertamente se hace muy duro) cómo se siente.
  • Proporcionan, a adultos y pequeños, un rato para estar juntos y a la vez hablar de temas muy importantes de forma amena.

Espero que os animéis a probar esta actividad, que es muy interactiva, permite salir a la naturaleza, pintar, crear, hablar de emociones y ¡divertirse!

Y vosotros, ¿Qué recursos usáis para hablar de emociones?

Abrazo,

Clara.

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

2 comentarios sobre “Aprender sobre emociones creando caras con piedras

Deja un comentario