¿Cómo reaccionar ante el dibujo de un niño?

Seguro que te ha pasado muchas veces que tu hijo después de un buen rato pintando te dice… “mamá (papá), ¡mira!” y te muestra su dibujo. Y tú, ante esa explosión de color o líneas te quedas pensando qué decir.

Cuando empiezas a leer o moverte por este sector que llaman “crianza respetuosa”, “crianza consciente”, etc. una de las cosas que se oye mucho es que no hay que decirle a un niño que su dibujo es muy bonito o que está muy bien hecho, para evitar que el peque acabe pintando sólo para complacernos o para obtener nuestros halagos.

Entiendo el trasfondo de esto e incluso lo comparto, pero la verdad es que si te llega esa “prohibición” de forma aislada (“no decir nunca muy bien o qué bonito”) puedes quedarte bastante faltado de recursos, pues es algo que nos sale innato, casi espontáneo, después de tantos años de que nos lo hayan dicho y de repetirlo nosotros después a nuestros peques.

Y entonces… ¿qué decir?

A mí me aportó mucha luz una de las sesiones de la formación de Pedagogía Viva que sigo en el CRAEV y que se resume en que no hay nada adecuado o inadecuado, cada momento puede requerir una reacción distinta, incluso un “muy bien” puede ser perfecto.

Como os decía, ante ese “mamá, papá ¡mirad!” la inercia o la costumbre nos lleva a decir, casi con toda seguridad, 2 cosas:

– “¡Qué bonito!”

– “¿Qué es?”

Y a lo mejor algunos os preguntaréis qué problema tiene decir cualquiera de las opciones. La verdad es que puede que ninguno, que sea la respuesta perfecta. El problema surge cuando sistemáticamente respondemos cualquiera de las dos.

arte infantil

¿QUÉ PROBLEMA TIENE DECIR “QUÉ BONITO”?

Esta pregunta me la hice yo en su día. Veía que era claramente conductista pero poco más. Y aclaro que no es conductista decir que algo es bonito cuando lo es o cuando observamos que es lo que el peque necesita oír. Es conductista cuando lo decimos sistemáticamente, porque al final dibujarán y pintarán para oír nuestro elogio y podemos hacer que su autoestima dependa de nuestros halagos.

Tiene mucho más valor para ellos cuando pintan por una motivación interna y por el puro placer de dibujar que no para obtener nuestra aprobación, ¿verdad?

Pero en otras ocasiones es posible que nuestro peque necesite oír un “qué bonito” o que realmente nos salga decirlo porque el dibujo es especialmente precioso.

¿Y QUÉ PROBLEMA HAY EN PREGUNTAR “QUÉ ES LO DIBUJADO”?

Pues como en el caso anterior, es posible que nada. A veces, en una situación determinada sea la mejor opción. Por ejemplo, si vemos que nuestro hijo quiere que comprendamos el valor del dibujo, que comprendamos qué es, etc.

¿Pero qué sucede si usamos esa pregunta-respuesta por sistema?

1. Que estamos sugiriendo que el arte siempre tiene como fin representar algo, describir en colores y formas la realidad. Cuando el arte y, sobretodo, en la primera infancia es puro placer. Los niños disfrutan pintando y a menudo no dibujan nada. No es extraño ver a un niño pintando el papel y de golpe el pincel se enrama por sus brazos haciendo trazos de aquí para allá.

que responder al dibujo niño

Los niños sencillamente disfrutan de la experiencia artística.

2. Cuando preguntamos “qué es” no solo insinuamos que el arte tiene como fin ilustrar la realidad sino que además le mostramos al niño que ha fracasado en su intento. Porque… si supiéramos que ha dibujado un árbol… no se lo preguntaríamos, ¿no es cierto?

OTRAS REACCIONES HABITUALES

En el sector de las pedagogías alternativas existen otras respuestas a la inquisición del niño. Son las que yo misma he usado en muchas ocasiones hasta reflexionar sobre el tema.

– Una es describir aquello que vemos. “Aháaa, veo que has pintado mucho verde, con una línea negra muy chula…”. Esto es algo que me pasaba a mí, no quería decir qué bonito y a veces me perdía describiendo su dibujo de forma más o menos técnica, jeje. “Veo que has dibujado una línea por aquí, mucho color por allá…” y Terrícola asentía aunque creo que en el fondo pensaba “¿Qué dice mi madre?”.

– O devolverle una pregunta. ¿A ti te gusta? En sí esta pregunta no tiene nada de malo, pero no tengo claro que sea el niño quién necesite saber si el dibujo le gusta o no. Sólo nos había dicho “¡mira!”.

¿Y QUÉ DIGO ENTONCES?

Siento deciros que este post no termina con respuestas mágicas. Es sólo un post-reflexión sobre algo que a mí me ayudó un montón, me hizo repensar el valor del arte infantil no como una actividad con un fin sino como un proceso creativo y de placer, y me ayudó a situarme de una forma más acertada (creo yo) ante los coloridos trazos de Terrícola.

Así que dejo unas últimas ideas para que os ayuden a pensar y decidir qué decir ante ese… “mamá (papá) mira mi dibujo”.

  1. ¿Por qué siempre es necesario decir algo? A veces una mirada, una sonrisa, un estar presente vale más que mil palabras. Es a nosotros, los adultos, que nos incomodan los silencios, ¿verdad?
  2. ¿Quién necesita saber qué es lo dibujado? ¿Es el niño o nosotros necesitamos poner palabras a ese dibujo? Yo, por lo menos, después de estos aprendizajes he observado que como norma general Terrícola no necesita que yo adivine qué es.
  3. ¿Y qué digo? ¡Pues realmente no hay respuesta mágica! Lo mejor es observar el momento, su cara, su gesto… para poder saber qué necesita el peque, es posible que sí necesite que veamos el árbol que ha dibujado, es posible que sólo quiera mostrarnos lo que ha disfrutado creando, es posible que sólo quiera asegurarse que estamos ahí…

No es fácil saber qué responder pero por experiencia propia sé que cuando uno adopta actitud de escucha y presencia, valorando cada situación e intentando descubrir qué necesita ese niño… las respuestas van saliendo solas y cada vez de forma más ágil.

Y como dije al principio del post… “la mejor respuesta es la adecuada a cada momento (niño y dibujo)”.

Un abrazo,

Clara

Quizás también te interese:

Cómo hacer pintura casera hinchable

Pintar con hielo, el arte más refrescante

Cómo incorporar los materiales no estructurados en casa

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

16 comentarios sobre “¿Cómo reaccionar ante el dibujo de un niño?

  1. Hola!
    Muchas gracias por tu post. Quisiera añadir una opción más: explicar senzillamente qué me transmite el dibujo: alegría, frío, peligro, tranquilidad…

    • Gracias Mireia por tu aportación. Sí, claro, es una opción más pero siempre que creamos que el niño necesita saber que nos transmite su dibujo, ¿no? Lo digo porque generalmente somos los adultos quienes necesitamos poner palabras a todo, el niño muchas veces solo quiere asegurarse que estamos ahí. Pero cada momento es único y todas las respuestas pueden ser válidas. Un abrazo guapa!!

  2. Hola! Buenisimo el post. Yo tiro otro tip a añadir cuando te muestran un dibujo.preguntarle por el proceso no por el resultado. Por ejemplo: Como se sintió, si le gusta usar ese tipo de pinturas, si le resultó facil, si…
    Y mostrar interes en el proceso en si, por ejemplo:me enseñas a hacerlo? Como hiciste eso?
    También usándolo como una forma de aprendizaje en otros campos, por ejemplo si ha dibujado dos pájaros pueden buscar más imágenes de pájaros, ver lugares donde viven pájaros exóticos y mirar mapas, sumarle tres pájaros aver cuantos hay…
    Bueno espero les sirva..a mi si!
    Gracias por el post!

    • Gracias Astrid.
      Sí, todo son opciones y posibles respuestas. Sin embargo, yo quería poner el acento en que no siempre es necesario decir algo. Antes de responder hay que mirar que es lo que el niño necesita. Es posible que solo disfrute pintando, sin más, y quiere ser mirado en ese momento. Pero si vemos que quiere aprender más sobre algo, compartir el proceso con nosotros, etc. pues fantástico! Gracias por comentar guapa, un abrazo, Clara.

  3. Muy interesante y bonita reflexión. Después de leer tu entrada, se me ocurrió otra posible respuesta, en la línea de lo que comenta Astrid : “has disfrutado haciendo el dibujo?”
    gracias!!

    • Gracias Rafael. Sí, por supuesto, puede ser una respuesta estupenda. Pero sin olvidarse nunca de que el silencio también puede ser adecuado y que los niños no siempre tienen la necesidad de que nosotros digamos algo. Habrá que ver que necesita el/la peque en cada situación. Un abrazo! Clara.

  4. Hola! Muy interesante post y abierto para seguir pensando. Es en uno de los temas que tengo un sin fin de sensaciones a la hora de esas preguntas cuando vienen a mostrarme su pintura. Quiero compartirles las respuestas con las que me he sentido muy cómoda. Ante la pregunta: Te gusta mi dibujo? Mi respuesta: A ti te gusta? como te sentiste pintando? y mis respuestas: Pues si a ti te gusta y te has sentido bien pintando a mi me encanta!! Y FELICES! Ademas descubrí cada vez que pintan, mientras pintan buscan saber como se sienten. Besos, me encanta tu pagina y comparto mucho tus post en la mia. Abrazo extendido desde Uruguay

    • Gracias Melissa, qué bien que me leas desde Uruguay, qué ilusión! Me alegro que te guste el artículo y el blog. Por supuesto, es un tema abierto. Cada situación puede requerir una u otra respuesta e incluso es posible que sean varias las acertadas. Es la magia (y dificultad) de educar y acompañarles, no hay reglas fijas! Y por cierto, qué maravilla que tus peques conecten con sus sentimientos a través del arte. Un abrazo, Clara.

  5. este material me fue de mucha ayuda para contrastar vivencias con niños, con los que tengo la dicha de vivenciar juntos experiencias pedagógicas.

Deja un comentario