Redescubre el juego con tizas

6 IDEAS CON ESTE MATERIAL DE ARTE EFÍMERO Y TRANGRESOR

Las tizas son un material clásico, de esos que uno llama “de toda la vida”. Por lo menos, de toda mi vida sí, jeje. Recuerdo pintar con tizas de pequeña… ¡Y lo que me gustaba dibujar en la pizarra!

Sigue siendo un material vigente y actual aunque siento que quizás no siempre se valore su riqueza por la gran cantidad de posibilidades que ofrece y por la grandeza de algunas cosas que permiten hacer.

Las tizas son ese elemento que permite a los niños “adueñarse” un poco de las calles. Recuerdo pintar rayuelas en la calle enfrente de casa y con eso y una simple piedra jugábamos un buen rato.

Recuerdo también un concurso de dibujo que se hacía cada año en mi pueblo. Cerraban un par de calles céntricas y todos podíamos dibujar con tizas sobre el asfalto. Por un ratito, ese espacio reservado a los coches nos pertenecía y podíamos darle rienda suelta a nuestra imaginación y darle color.

Bueno, me enrollo y me poco nostálgica pero solo quería compartir como algo tan sencillo como las tizas pueden ofrecer tan grandes posibilidades.

Este sentimiento me ha llegado con más claridad durante este confinamiento.

Tenemos en casa una caja grande llena de tizas de colores, algunas delgadas y otras más gruesas. Un día se me ocurrió sacarlas al jardín y lo que sucedió fue maravilloso. Fue el inicio de un montón de ideas que se han ido sucediendo día tras día, con algo tan simple como las tizas. Y por eso, os quiero compartir algunas de ellas.

Recordaros, como siempre, que muestro posibilidades para que podáis ver la riqueza del material, para que os animéis a ofrecer tizas, no tanto para que propongáis hacer todas ellas, pues los peques harán a cada momento lo que les apetezca más, lo que les inspire más a ellos.

Y ahora sí, ¡A jugar y pintar con tizas!

1. GRAFITIS EN LA PARED

Pintar en las paredes de vuestro balcón o jardín es una chulada. No solo por el pequeño acto de “transgresión” y rebeldía que implica sino también porque permite pintar en vertical, hacer grandes dibujos… Lo que favorece, además, que sean ilustraciones compartidas.

2. HACER MOSAICOS EN EL SUELO

Esta propuesta ofrece unos resultados preciosos. Tan sencillo como poner celo, cinta de carrocero o washi tape en el suelo, formando algún dibujo o bien simplemente haciendo algún tipo de collage geométrico.

Después se pinta cada casilla que ha quedado libre con tizas y al quitar la cinta o celo queda un resultado muy bonito que nada tiene que envidiar a las vidrierías de las iglesias.

3. PINTAR CON TIZAS MOJADAS

Pintar con tizas mojadas… Algo que he aprendido de mis hijos, que a mi no se me había ocurrido nunca antes y que, en cambio, a ellos les encanta y es de las propuestas con tizas que más tiempo le dedican.

Las primeras veces que Terrícola me ponía las tizas en agua se me revolvía un poco el estómago… Pensaba que estaba dañando el material pero la verdad que el impulso y la experimentación eran tan grandes que me limité a observar que sucedía… Y menos mal, porque el resultado es precioso.

Tan sencillo como lanzar las tizas al agua. Es muy divertido porque las tizas son porosas y llenas de aire así que una vez en agua emiten un burbujeo, hasta que la tiza está empapada por completo.

Y después… a pintar. Al estar mojada la tiza la pintura que deja es mucho más cubriente y los resultados son muy bonitos. Además, el dibujo sobre mojado es de una forma… Pero a medida que se va secando aparecen nuevos colores. Os dejo imágenes para que os hagáis una idea.

En estas dos fotografías podéis ver el cambio de colores y el efecto de pintar con tizas mojadas y cómo queda el dibujo una vez seco.

4. PINTAR LA CALLE Y HACER JUEGOS CLÁSICOS

Como os decía al principio… Las tizas permiten a los niños adueñarse un poco de las calles que, normalmente, se les ha negado ese derecho.

A lo mejor piensas que las calles son peligrosas y deberían ser reservadas a los coches… Pero estoy muy de acuerdo con el posicionamiento de Tonucci, que defiende que las ciudades tienen que ser más amables con la infancia, procurando que todos los ciudadanos y, por lo tanto también los niños, puedan vivir sus espacios y sus calles.

Por supuesto, hay aún mucho camino por recorrer… Y, en la actualidad, no todas las calles son aptas para que juegue la infancia. Sin embargo, por fortuna, he visto cómo los niños aún siguen pintando los suelos, ya sea en las aceras, las zonas pavimentadas de los parques o las plazas.

El juego que más recuerdo haber pintado yo de pequeña en la calle es la rayuela. Un juego sencillo y divertido a la vez, que además favorece la motricidad y el movimiento.

Pero hay muchos otros que pueden pintarse, como el “ahorcado”, el twister o las damas. Cualquier propuesta que se les ocurra a los niños será genial.

Juego de damas gigantes con tizas

Un twister pintado en el suelo

5. PINTAR SAL DE COLORES Y HACER CREACIONES

Este es otro clásico de mi infancia y me sigue fascinando aún hoy. Los resultados son preciosos.

Seguro que todos conocéis esta actividad, pero por si acaso a alguien lo le suena… Se trata de pintar sal con tizas.

Se pone un montoncito de sal sobre una mesa, encimera o bandeja y con una tiza en horizontal se va fregando sobre la sal. Ésta quedará pintada del color de la tiza.

Después se va rellenando un bote de especies vacío con la sal de distintos colores, creando formas y dibujos. Ofrece un resultado muy bonito y es una propuesta sencilla y económica.

6. RALLAR TIZAS Y ESTAMPAR PAPEL

Y aquí una última propuesta que también puede hacerse dentro de casa.

Rallar un poco de tizas sobre agua (con un cuchillo, por ejemplo. Nosotros usamos uno infantil, que no corta pero sí ralla la tiza) y una vez tenemos tiza flotando sobre el agua colocamos un papel blanco encima.

Al retirarlo… voilá, aparece un estampado mágico e imprevisible lleno de color. ¿Os animáis a probar?

Sobre qué tizas usar… En casa les gustan especialmente las tizas gruesas, como estas de Jugaia que podéis ver aquí. Y al ser gruesas son estupendas incluso para las manitas de la más pequeña, que así no se le rompen.

Y hasta aquí todo lo que quería contaros acercar de las tizas y sus innumerables posibilidades. Por supuesto, solo he mostrado algunas. Lo mejor es ofrecerlas y ver que va surgiendo.

Permitamos que los peques pinten calles y plazas. ¿Si los ayuntamientos pintan juegos en el suelo… ¿Por qué los niños no pueden pintar también sus propias obras y juegos? Es mucho más rico y tiene mucho más valor que sean ellos los constructores de su propio juego.

Es un material fascinante, que permite un arte totalmente efímero (se va con agua) pero que es transgresor y creativo. Si tenemos la mirada abierta y permitimos que los peques usen las tizas de cuántas formas se les ocurran… Os aseguro que van a sorprenderos las distintas propuestas.

¡Qué los niños pongan colores a sus calles, plazas y terrazas!

Abrazos,

Clara

Quizás también te interese:

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

2 comentarios sobre “Redescubre el juego con tizas

    • Gracias Llanos!! Sí, dan tanto juego las tizas… Y lo mejor… dejarlas en sus manos y ver qué sucede! Un abrazo grande, Clara.

Deja un comentario