La era de los parques de caucho

Hubo una vez, imagino, en que no existían los parques infantiles. Había árboles, muchos de ellos, vaya, bosques. Había ríos, piedras, rocas, pinaza, flores, animales saltando de árbol en árbol, o volando por encima de ellos…

Hubo una vez, imagino, en que los parques infantiles tenían suelos de tierra y arena. Había toboganes, columpios, sube-baja, y esos arcos escalera con forma de semi círculo que, si os fijáis, han desaparecido de todos los parques.

Hubo un día en que pavimentaron con cemento todos los parques infantiles. El asfalto es más fácil de mantener que el césped, o que la tierra en la que crecen malas hierbas. ¡Y es mucho más limpio que la arena! Todos sabemos lo blancos que quedan los niños rebozados de arena del suelo…

Pero caer sobre el suelo duro o el cemento… duele.

Así que un día aparecieron suelos de caucho en los parques. Y aparecieron como una solución milagrosa. Amortigua los golpes, no crecen malas hierbas, no hay que regalarlo como al césped, los niños no quedan empolvados de arena, ni sucios de tierra…

Parque de caucho

Pero no deja de ser un paso más hacia la industrialización de la infancia y de sus espacios. Llevamos a los niños a jugar a espacios que, pese no ser asfalto, son suelos derivados del petróleo con pocas posibilidades imaginativas y de juego. Al caucho no se le puede añadir un poco de agua como a la tierra, para hacer ricas sopas de barro, ni se le puede arrancar unas hierbecitas para añadir fideos a dicha sopa… Ni podemos coger un palito para trazar sobre la arena grandes soles, o enormes barcos en los que navegar, ni escribir nuestras primeras letras en el suelo (ideal para amar la lecto-escritura).

Y por si fuera poco, en verano, cuando el sol abrasa… estás sobre estos suelos respirando un intenso olor a plástico chamuscado por el sol (muy saludable, seguro).

No puedo dejar de repetirme a mi misma que este caucho es de esas ideas que aparecen para solucionar problemas que nosotros mismos hemos creado. Evidentemente los suelos de cemento no son la mejor opción para un parque infantil (os lo digo yo, que Terrícola se rompió un diente al caer sobre el cemento que había debajo un columpio)… ¿Pero porqué quitamos la tierra, la arena y el césped? ¿Por qué se manchaban sus manitas de tierra o la ropa?

parques infantiles 1

¡Pues pongámosles ropas adecuadas para mancharse tranquilamente y reivindiquemos! Reivindiquemos que nos devuelvan parques llenos de tierra y césped, porqué son blanditos, ideales para amortiguar los culetazos, y porqué a los niños que viven en zonas muy industrializadas, lejos de la montaña, les daría la oportunidad de entrar en contacto con espacios más acordes con sus necesidades innatas de tocar tierra, hierba, agua e imaginar infinitos juegos con todo ello.

Un abrazo,

Clara

Quizás también te interese:

Guía de parques naturales. ¿Me ayudas a hacerla?

Por qué todos los niños deberían jugar con materiales no estructurados

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

23 comentarios sobre “La era de los parques de caucho

  1. Me encanta!!!! me encanta !!!!! me encanta!!!. No podias reflejar mejor en éste escrito,lo que yo pensé cuando ví por primera vez uno de éstos parques. Recordé de inmediato los de mi infancia,la tierra colándose en nuestros zapatos cuando frenábamos con los pies el columpio para poder bajar de ellos,cómo había que sortear el charco (cuando había llovido) que se formaba en la ondonada para poder montarte. ¡El culetazo que te pegabas contra el suelo de tierra al bajar de ésos inmensos toboganes!
    No sé si será la nostalgia por los tiempos vividos,pero….en pos de tanta seguridad,¿no dejamos atrás el contacto y la experiencia que nos brinda la naturaleza?.
    En los sitios en los que viví mi infancia, y hablo de ciudades,no pueblos (que tambien),siempre hubo un lugar sin urbanizar donde jugar con palos,piedras,trozos de madera, (algún cristal tambien),y…eran nuestros espacios preferidos. Ahora pareceria tercermundista que en nuestra ciudad,incluso en los pueblos de nuestras comunidades,existiera alguna zona así. Todo tiene que estar urbanizado,cemento….cemento….cemento. Incluso un pequeño camino hacia el monte que tengo cercano a mi casa,y por el que suelo pasear con mis perros para darles un poco de libertad,pues allí…..¡¡¡hicieron una pista de cemento!!!. En fín,creo que nos estamos pasando,y que no hay que ponerle tantas barreras a la naturaleza.
    Te felicito por el blog.Me alegra mucho haberlo descubierto,y…le voy a mandar tu artículo al alcalde de mi Villa,(un padre joven recien estrenado).
    Gracias.

    • Gracias Marisa, me alegro que te guste el artículo y el blog. Tú has dado la clave: nos estamos pasando con el exceso de seguridad, que acaba matando todo riesgo (al que también es oportuno que se enfrenten los niños), imposibilitando la expresión de la naturaleza y frustrando nuevos aprendizajos. Es muy triste y hay que luchar por un cambio de concienciación, aprovechar los avances para proteger, pero sin llegar al miedo paralizante, ¿no? Y sí, yo también recuerdo que en mi infancia había solares por doquier, algunos llenos de tierra y hierba y otros de escombros con los que creábamos un montón de historias. Con el boom de la construcción… no ha quedado ni un centímetro libre, por eso es que defiendo que todos los parques sean naturales y de arena. Cuándo esté acabada la guía, enséñasela a tu alcalde, a ver si se anima a poner uno ahí!!
      http://www.tierraenlasmanos.com/guia-de-parques-infantiles-naturales-de-espana-me-ayudas-a-hacerla/
      Un abrazo guapa, Clara.

  2. Tengo muchos parques alrededor de mi casa. Uno tiene piedrecitas pequeñitas y mi niña las recolecta y las pone en montoncitos, otros niños juegan a tirarse a la cara esas piedrecitas y vaya si hacen daño (a ese no vamos mucho, hay niños muuuuy brutos)… Otro tiene tierra, estructuras de madera, un xilófono gigante, columpios, vacas de madera para subirse, olivos, naranjos, una alberca (era un antiguo palacio árabe), otro tiene una tirolina, columpios, césped artificial… y otro tiene caucho y mi hija juega a pintar sobre el caucho con tizas que siempre llevo y distribuyo entre todos los niños que me piden… el caucho queda precioso…

    Digo yo que habrá que disfrutar de todas las posibilidades que tienen los diferentes parques no?

    • Gracias por comentar Inma. Pues la verdad es que si hubiera esa pluralidad de tipos de parques en todos los pueblos y ciudades… seguramente no hubiera escrito este artículo. Pero lo cierto es que en muchos lugares casi todos los parques son de caucho y es una pena porque es una materia inerte que no permite hacer nada en ello, o bien poco.
      Yo personalmente prefiero los parques hechos con materiales naturales, me parecen más acordes con las necesidades de la infancia. Un abrazo guapa, Clara.

  3. La naturaleza es como es desde sus principios, entorno con hierbas, flores, árboles, agua, palos, animales en sus diversos tamaños, rocas sedementarias mayormente presentes en ciudades (más en su extrarradios) y pueblos además de las metamórficas, kársticas, olores, tactos. Lo demás, artificial fruto del ingenio y obra del hombre, no siempre existió, no siempre está próximo al ser humano, no siempre permanece inalterable, no tiene ciclos de vida propia. El contacto con la Naturaleza es una buena ciencia de aprendizajes, de juegos motivadores para los niños, vital para la salud, emoción, relajación, éxtasis.

  4. Es muy interesante y yo también creo que sería ideal, pero hay que tener en cuenta más cosas que, en la actualidad, convierten en más complicado realizar un parque de tierra: LAS NORMATIVAS.
    Sí, es así de triste, pero para hacer un parque infantil hay que cumplir todas las normativas vigentes y una de las más importantes, para evitar responsabilidades posteriores (no olvidéis que hay muchos padres que irían en contra de quien fuese si a su hijo le pasa algo en el parque) es el suelo antiimpacto. Va en función de la altura de caída, como es lógico, y para cumplir con elementos naturales por ejemplo, hay que poner una capa de 40 cm de corteza de pino. Estaría genial, pero luego los de mantenimiento te vienen con los problemas de que se llenan de porquería, que los perros hacen caca, etc,etc….
    Sintiéndolo mucho es más complicado de lo que parece…

    • Gracias Elsa por tu aportación.
      Conozco la normativa y los suelos de arena están totalmente homologados. Para alturas de hasta 3 metros se necesita una profundidad de 30 cm de arena, para alturas de 2 metros 20 cm, etc. La corteza es otro tipo de suelo amortiguador y no es necesario ponerla si se quiere poner solo arena. Pero también debe haber más caucho a medida que crece la altura de la estructura. Y no me gusta, he visto multitud de parques con suelos de caucho resecos que ya no absorben ningún impacto. El mantenimiento de todos los parques es costoso, tengan el suelo que tengan. Ojalá se inviertieran más partidas presupuestarios a eso. Gracias por comentar! Un abrazo!

      • Nosotros hemos colocado suelos de grava de río y creo que es una de las mejores soluciones, son divertidos, entran en norma y son relativamente fáciles de mantener por el ayuntamiento, la corteza tiene el problema de la pudrición aunque es fantástica y la arena que los niños se la llevan en los zapatos y es difícil de controlar por los padres. ¡Que miedo!

        • Hola Martín, gracias por comentar. Todas las opciones que comentas son estupendas. La corteza puede pudrirse a la larga… pero el caucho también requiere un mantenimiento y reposición, que no se hace en muchos casos, y el estado de varios parques es francamente deporable. A mí que la arena entre en el zapato… no me parece grave, jeje. Pero sí, las piedrecitas son otra estupenda opción. Gracias! Clara.

  5. Buen día! Excelente tu post.
    Soy de Venezuela y la realidad es algo distinta pero va en la misma tónica.
    Pensé que te ibas a referir al cómo tener un parque natural bien sea en un área común o el patio de la casa. Sería chévere leerte un artículo con ese contenido y ponerlo en práctica.
    Gracias!
    Saludos

  6. Hasta donde va a llegar la estupidez humana? No se puede creer lo que hacemos los seres humanos que nos consideramos inteligentes. Es increible!Eso es lo que hacen los gobernantes con el dinero que pagamos todos y nosotros lo permitimos.

  7. Hola

    Fantástico el post. No había pensado mucho en ello hasta que me vine a vivir a UK. Tengo un peque de poco más de dos años y es una delicia ir a los parques que tenemos por los alrededores. Los hay de suelo de tierra y madera porque el área de juegos está en un enorme parque lleno de árboles donde se ha vallado una parte para los peques. en otoño se pone precioso y el año pasado hicimos (hice 😉 ) un collage con hojas de diferentes formas y colores (este año añadiremos palitos y piedras). Los hay de césped. También los hay de caucho. Nosotros vamos haciendo rotaciones para que juegue en diferentes superficies y para que tenga acceso a más variedad de actividades: toboganes con diferentes anchuras y alturas, pasarelas de cuerda y/o madera… Cuando voy a España de vacaciones siempre me da pena la pobreza de los parques infantiles a los que puedo lleva a mi hijo y del poco contacto con la naturaleza que tiene (ojo, me refiero a dónde yo vivía hasta hace un par de años, no a que en España es así en todas partes).

    De cualquier forma, creo que lo de los parques de caucho son la consecuencia de hiperproteger a los niños. Mis suegros vinieron unos días este verano y, a mi suegra, el parque de tierra y madera no le gustaba porque decía que si el niño se caía se podía clavar un palo, y el de césped tampoco porque al niño se le mojaban los pies.

    Bueno, un placer leerte y me apunto lo de escribir y dibujar en la tierra.

    Un saludo

    • Muchas gracias por comentar Sandra, un placer leer tu experiencia con los parques en el extranjero. Ojalá poquito a poco vayamos teniendo ese estilo de parques en la mayoría del país. Lo de hiperproteger… totalmente de acuerdo. Aunque la realidad… es que hay intereses comerciales detrás. Nos lo venden como que son más seguros, pero hay pavimentos de materiales naturales incluso más seguros que el caucho. En fin, poco a poco!! Un abrazo y gracias, Clara.

  8. Sólo quiero decir que me siento muy afortunada porque cada mañana llevo a mi hijo al parque, con su césped,arena,malas hierbas, hojas secas de la chopera donde está, su tobogán, su sube y baja,etc. Lo único que es el único niño del parque porque es el único niño del pueblo dónde vivimos. Espero que en breve haya alguno más. Cómo veis todo no se puede tener…

    • Hola Martuka, me alegero que tu peque pueda tener ese contacto con el entorno. Espero que cerca, en algún pueblo, haya más niños con los que jugar. ¡Eso lo haría doblemente divertido! Un abrazo, Clara

  9. Me encanta todo lo que comentas!!! Y estoy totalmente de acuerdo contigo. En la zona en la que vivo tenemos un parque de arena que está pegadito a unas pistas de fútbol. Me encanta ir allí con mis peques porque, mientras el mayor juega al fútbol los pequeños juegan en la arena. Que se caen? Claro!! Están experimentando!! Que se comen la arena? Pues un poco de “crocanti” para que conozcan la sensación…. sin pasarse claro. Jeje. Y hacemos castillos, y excavamos hasta llegar a china…. y en primavera, cuando ya hace calor…. nos quitamos los zapatos que la arena está fresquita!!! Pero en los parques de caucho….. mucho amortiguar caídas, pero aquí nadie habla de las quemaduras que producen!!! Más de una vez mi pequeño de 1 año y medio se ha hecho unas buenas quemaduras en la frente al caerse…. sin lugar a dudas, si puedo elegir, parques de arena, césped y a disfrutar!!!

    • Patty muchas gracias por compartir tu experiencia, seguro que ayuda a otras familias. Estoy de acuerdo contigo… el caucho quema y no es tan ideal cómo nos hacen creer. En la arena eso son posibles muchos otros juegos, por no hablar de la experiencia sensorial que ofrece. Que sigáis disfrutando mucho. Un fuerte abrazo, Clara.

  10. Me ha encantado. La verdad es que le tengo bastante tirria a los parques de suelo de caucho. En verano huelen mal, queman… pero es que, además, se ve que está prohibido poner árboles cerca o algo. Están todos en plena solana. Las estructuras de plástico están en pleno punto de fusión a las once de la mañana en algunos parques.
    Con lo que habría disfrutado yo de peque con algunas de las estructuras que hay hoy en día… no envidio para nada a nuestros peques.

    • Tienes toda la razón, el tema de las sombras es otro punto importante a mejor en los parques… Y más en este país con tanto sol… Cierto que de pequeños había estructuras chulísimas… habría que encontrar el equilibrio entre seguridad y aventura para los peques. Un abrazo, Clara.

Deja un comentario