Pintura facial casera

¿Habéis comprado nunca pinturas infantiles para la cara? ¿Y cuánto han durado los lápices sin romperse o secarse? A lo mejor si tenéis niños más mayorcitos ya van con cuidado, pero en nuestro caso… lo más divertido es sacar la mina al máximo y después pintarse. Evidentemente… crack, se rompe en un momento.

Y los lápices que consiguen sobrevivir enteros… igualmente se secan pronto, por más que los tapes. ¿No os pasa? Se quedan como duros, deshidratados.

Por si fuera poco… los componentes que llevan todas estas pinturas son una maravilla, ejem, ejem. La mayoría de cremas y maquillajes que usamos están llenas de tóxicos. ¿Y sabías que la piel absorbe el 60% de lo que le ponemos? Vaya, que tarde o temprano lo que tocan nuestras manos y la piel en general acaba en el torrente sanguíneo.

Así que convencida, he decidido empezar a probar distintas pinturas caseras para pintarse la piel y la cara y, como siempre, 100% comestibles.

La receta que hoy te traigo es para usarla de maquillaje facial, ya que a los 15 minutos queda muy fija en la piel. ¡Es ideal para maquillajes de carnaval! Lo sé, aún queda mucho para el siguiente carnaval… pero hemos de ir practicando, jeje,

Bueno, paso ya a explicarte qué necesitas.

INGREDIENTES Y MATERIALES

  • 2 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de miel
  • ½ cucharadita de agua
  • Colorante alimentario
  • Tantos potecitos como colores vayamos a hacer
  • Pinceles (si son para la cara mejor porqué serán más suaves)

pintura-cara-1

PROCEDIMIENTO

En un bol mezclamos la harina con la miel (si la miel está muy dura reblandecerla un poco). Añadimos media cucharadita de agua y mezclamos. Si vemos que queda una pasta durísima o que no se mezclan bien los ingredientes añadir ½ cucharadita más de agua.

pintura-cara-2

Una vez tenemos la mezcla la dividimos en tantos potecitos como colores queramos y añadimos el colorante alimentario. Mezclamos bien y listo!

pintura-cara-3

¡PASAMOS A LA ACCIÓN!

Lo que hace que esta pintura quede firme en la cara es la miel. Tarda un cuarto de hora en endurecerse, más o menos, pero una vez seca queda bien fija. Si no os gusta el aspecto brillante de la miel podéis espolvorear con un pincel algo de harina (¡con cuidado!).

Aquí el peque muy concentrado empezando el trabajo… 😉

pintura-cara-4

Aquí al día siguiente, me pedió ir de payaso, aunque lo sé, los pintacaritas no son lo mío, jeje.

pintura-cara-5

La contrapartida de pintarles a ellos… es que luego te pintan a tí! No os digo como quedé de pintura, jajaja. Lástima que no me hice foto, la próxima vez pensaré en hacérmela.

Para retirarla basta con lavar con agua caliente y jabón. Si queda algún resto bien pegado frotando con una toalla se va.

Como te he dicho, esta es una pintura fija. Pronto os traigo recetas de pinturas mucho más cremosas, para poder hacer body painting!!!

Un abrazo,

Clara

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

Deja un comentario