Poleas: una forma de jugar aprendiendo (o aprender jugando)

Las poleas son un material estupendo para los niños, les encanta jugar durante horas con ellas y, a la vez, posibilita la investigación y el descubrimiento de distintos principios físicos y mecánicos.

Quizás pienses que para disfrutar con una polea se necesita una casita, un desnivel o algo parecido pero en los años que llevo rodeada de niños… me he dado cuenta que la simple mecánica ya les fascina.

Sin ir más lejos, el verano pasado, fuimos con unos amigos a un parque en el que había una polea que no era más que un mástil de madera con la polea y el cesto. No había ningún lugar al que subir la carga, solo era posible accionar la polea y dejar ir la cuerda para ver caer el cubo. Pues bien, los pequeños estuvieron largo rato haciendo mil pruebas: tirar de la cuerda, dejarla ir, llenar el cubo de arena, dejarlo ir; incluso probaron a subirse uno en el cesto y los demás tirar de la cuerda, a ver qué sucedía…

Me pareció francamente curioso que estuvieran tanto tiempo entretenidos usando un elemento que en realidad, en ese caso, no servía para nada (por lo menos a los ojos de un adulto) pues, como he dicho, no había que subir la carga a ningún lugar.

Ahí me di cuenta que a través de la repetición constante, tirar de la cuerda, hacer fuerza, dejar ir… había algo más: un intento de comprender la mecánica del elemento. ¿Por qué si tiro de la cuerda sube el cesto? ¿He de hacer mucho más esfuerza si el cubo está lleno o vacío? ¿Podría coger la misma carga con los brazos que con la polea? ¿Y eso qué significa?

La respuesta a todas estas preguntas va surgiendo a través del propio juego.

TIPOS Y FORMAS DE COLOCAR UNA POLEA PARA NIÑOS (¡AUNQUE NO TENGAMOS DESNIVELES CERCA!)

Entusiasmada por la fascinación que esa máquina sencilla crea en los niños y convencida de su utilidad y de los descubrimientos que permite… empecé a plantearme cómo instalar una en el jardín y también qué otras opciones hay para poder aprovechar esa máquina sencilla aunque, en principio, no tengamos un desnivel dónde colocarla.

Así que aquí van distintas formas de uso y colocación de poleas, seguro que encontraréis una que os sirva.

1. DESNIVELES EXTERIORES

Polea en una casita o balcón

Una de las formas más comunes de colocar una polea es en lo alto de una casita de juego o bien en un balcón, para poder subir la carga con mayor facilidad.

Para ello solo es necesario una cuerda, un capazo, una rueda acanalada (por dónde pasar la cuerda) y un eje o punto de apoyo en el que sujetar la rueda.

La verdad es que es una máquina muy sencilla de usar y colocar, así que os reto a que investiguéis por vosotros mismos cómo hacerla. Si preferís comprar alguna ya terminada en Jugar i jugar venden ésta, que me parece estupenda.

Polea en un árbol

Cómo os decía al principio del artículo… Los niños disfrutan accionando una polea aunque no transporten la carga a ningún lugar. Es por eso que un árbol nos puede ayudar a tener un punto de apoyo circular sobre el que la cuerda puede deslizarse una y otra vez.

Fotografía de Hand Made Kids Art

Por supuesto, y como siempre digo, hay que cuidar los árboles. Procurad que no sean árboles enfermos, ni árboles especialmente protegidos por su belleza o antigüedad, etc.

Un árbol bajito, sobre el que sea fácil colocar la cuerda será suficiente.

2. POLEAS EN HORIZONTAL

¿Qué lo habéis mirado y remirado todo y no hay forma de colocar una polea para subir las cargas a otro nivel? Pues ningún problema. Se pueden colocar poleas que trabajen en horizontal. Por supuesto, la mecánica y la comprensión será algo distinta, pero igual de interesante.

Imagen 1 y 2 de Pentagon Play

Para transportar cargas en horizontal son necesarias dos ruedas acanaladas en lugar de una y por lo tanto dos puntos de apoyo. La cuerda se extenderá entre las dos poleas y el tramo que quede a un extremo es el que servirá para hacer la fuerza y hacer que el cubo suspendido en la cuerda oscile de punta a punta. ¿Me explico? Os dejo un dibujo que creo que lo ilustra mejor que las palabras.

Este tipo de poleas es estupendo para trasladar la arena en el arenero o entre distintos espacios de tierra, etc.

Polea sobre una cuerda

Otra forma aún más sencilla de usar poleas colocadas en horizontal es anudando una cuerda entre dos puntos y en ella colocamos una anilla que será el eje en el que sujetar el sistema de la polea.

Aquí os dejo una imagen, para que se entienda. Si colocáis la polea como en la foto el cubo circulará por la cuerda. Pero si invertís la polea y ponéis el gancho en la cuerda horizontal podréis subir y bajar el cubo. ¿Me explico?

Fotografías de Teacher Tom

3. POLEAS EN EL INTERIOR

Por último, y aunque considero que la polea permite mucho más juego en el exterior, dónde pueden transportar y elevar cargas de verdad… me parecía oportuno compartir algunas opciones de poleas para dentro de casa, porque sembrar semillitas de curiosidad es estupendo siempre, ¿verdad?

Aprovechar el desnivel de una escalera

Os dejo con esta imagen de Kids Activities Blog en el que aprovechan la escalera para experimentar con la polea. Usan elementos tan sencillos como un carrete o bobina vacía de esparadrapo, un tubo para que gire la bobina, una cuerda y cualquier recipiente en el que transportar la mercancía.

Desnivel de una litera

A veces los espacios pequeños dan grandes resultados. Si tenéis literas en casa para aprovechar el espacio… ¿no es fantástico poder colocar o inventar una polea para subir las cargas a la cama de arriba?

Imagen Pinterest

También encontraréis por internet mil opciones para que los niños fabriquen sus propias poleas en pequeño, aunque ya me parece que eso excede en mucho el contenido de este artículo. Os invito a buscarlo si tenéis interés en ello.

BENEFICIOS Y APRENDIZAJES DE JUGAR CON POLEAS

La comprensión y aprendizajes de una polea son simples, pueden jugar los niños a partir de año y medio, dos tranquilamente. Pero se puede ir complicando la mecánica a medida que los niños se van haciendo mayores. Por ejemplo, añadiendo poleas múltiples observaremos como cada vez podemos levantar más peso con menos esfuerzo. Se requerirá más tiempo para trasladar el objeto pero aplicando menos fuerza. ¿No es interesante? ¿No creéis que a un niño le será más fácil aprender estos conceptos si puede jugar con ellos que si los lee en el libro de tecnología?

Y a parte de cuestiones técnicas… una polea da para mucho más:

Trabajo en equipo y colaboración

Una de las características del juego con poleas es que favorece la colaboración y el trabajo en equipo, pues es necesario que unos carguen el cubo, otros accionen la cuerda… Es un mecanismo en el que la colaboración convierte el juego en algo mucho más divertido.

Pasarse objetos de un lugar a otro, etc. o colaborar para tirar conjuntamente cuando la carga pesa demasiado…

Motricidad gruesa

Accionar la polea implica un trabajo a nivel físico. Especialmente, requiere el trabajo de la motricidad gruesa, al tener que hacer fuerza para accionar el mecanismo.

Favorece el interés en las áreas de ciencias (tecnología, ingeniería, matemáticas…)

¿Sabíais que si los niños tienen experiencias tempranas con conceptos propios de las áreas de tecnologías y ciencias ello favorecerá su interés y éxito en el futuro en esas materias?

Espero haberte convencido de que la polea es una máquina muy sencilla de hacer servir, que permite explorar distintas ideas y conceptos físicos a través del juego. ¿Os animáis a descubrirlos?

Un abrazo,

Clara

Opt In Image
¿TE GUSTA LO QUE LEES?
Regístrate GRATIS y te mandaré las novedades del blog y otros contenidos exclusivos.

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

13 comentarios sobre “Poleas: una forma de jugar aprendiendo (o aprender jugando)

  1. Hola Clara
    Siiiiii, ya estoy animadisima!!! Manana le haré a mi chiquitin una propuesta de juego donde se usé poleas y si acepta, observaré que pasa!! Mil gracias!! Adoro tus propuestas, siempre con una sencillez y al mismo tiempo una grandeza de actividades respetuosas! Me das mucha fuerzas para saber que otras formas de juegos son posibles… Me pones mucha tierra en las manos!!! GRACIAS
    PD. Ya estranabamos tu post!!

    • Gracias Suchely por tus palabras. ¡Qué bueno lo de que te pongo tierra en las manos, jeje! Y sí, publico menos de lo que me gustaría pero estoy siempre con el peque y solo puedo avanzar por las noches!! Un abrazo guapa, Clara.

  2. Los experimentos con poleas para los niños resulta todo un descubrimiento, sin embargo se debe estar siempre atento cuando están jugando con las cuerdas, en segundos cabe la posibilidad de un accidente fatal.

    • ¿A qué tipo de accidentes de refieres Jaime? Las cuerdas son un material de juego muy interesante, muy abierto. Como siempre, y en función de la edad de los niños, hay que acompañarles. Un abrazo.

      • supongo que se refiere al riesgo de estrangulamiento. desde hace unos años en algunos países está prohibido que la ropa de niños lleve cordones largos por ese motivo. pero vamos, que también puedes tener la mala suerte de que te parta un rayo.. conviene estar siempre algo atentos y ya

  3. Muchas gracias, Clara. Me venía rondando la idea de colocar una polea en el balcón que da a la huerta, donde pasamos muchas horas de juego. Y este post con tantísimas ideas es el empujoncito que necesitaba

  4. Súper interesante como siempre Clara! Ya estoy pensando dónde colocar polea en casa para cuando la peque sea un poco mayor. Y para el recreo del cole me parecen fantásticas! Gracias ?

    • Gracias Teresa. Me alegro que te gustaran las ideas. Ya me cuentas si colocáis alguna qué tal va. Un abrazo fuerte, Clara.

  5. La verdad es que es una ideaza… Casi lo tenia olvidado. Ayer mismo puse en práctica la idea sin mucha tecnología (una cuerda tirada por encima de una rama de un árbol que subia y bajaba un cubito) y mantuvo a mi hijo entretenido 2 horas!

    Gracias

    • Gracias Jos. Sí, eso es lo que quería transmitir… no hace falta nada sofisticado. La simple mecánica ya les fascina. Qué bien que puediera descubrirla y jugar durante tanto rato. Un abrazo, clara.

Deja un comentario