Cómo hacer pompas de jabón con las manos

BURBUJAS DE BALCÓN

Estos últimos tiempos en los que todos estamos en casa me habéis preguntado mucho acerca de la receta de burbujas gigantes, que podéis ver aquí.

Es una propuesta estupenda si tenéis un gran patio o jardín pero soy consciente que no todos los niños disfrutan hoy de espacios exteriores así que he estado indagando y probando nuevas fórmulas para hacer burbujas más pequeñas y algo más resistentes, para que se puedan hacer en cualquier balcón e, incluso, si vais con algo de cuidado, dentro de casa.

Quién nos iba a decir a nosotros que nos divertiríamos tanto y que, casi casi, nos gustarían estas burbujas más que las gigantes.

Con las recetas que os explicaré hemos conseguido hacer pompas de unos 15 centímetros con las que se puede jugar muchísimo, traspasarlas de mano a mano, dejarlas volar, hacer varias de una o al revés, de varias burbujas hacer una de sola, etc.

Se necesitan poquitos ingredientes para hacerlas y nada más. ¡Podréis crearlas con vuestras propias manos!

Nosotros hemos hecho esta actividad con las manos porque es realmente algo muy mágico… Pero aseguraos que los peques no tienen intolerancia al jabón que uséis. En ese caso, podéis hacer las pompas con un pompero que tengáis o bien hacer uno con un limpiapipas.

Pero no me quiero enrollar más con la introducción, ¡vamos con la receta! Perdón, las recetas, porque os voy a mostrar dos distintas para que podáis hacer pompas sí o sí, en función de los ingredientes que tengáis en casa.

RECETA 1. CON GLICERINA.

La receta que mejor funciona contiene algo de glicerina . Es un componente hidratante que se usa en las cremas de manos y que podéis encontrar en farmacias, droguerías y on-line. Nosotros teníamos glicerina en casa porque hace un par de años estuvimos haciendo bolas de nieve (de estas que agitas el envase y va cayendo la nieve lentamente). La compramos en Amazon, es esta de aquí. Pero podéis adquirir cualquier otra.

La glicerina va a ayudar a que las pompas sean algo más resistentes y también a que se formen bonitos arco iris en las burbujas.

Para hacer estás pompas necesitáis:

  • 3 partes de agua (si es destilada mejor, sino no pasa nada)
  • 1 parte de lavavajillas concentrado (nosotros usamos Fairy, que en Sudamérica le llaman Dawn)
  • 1/3 de parte de glicerina

Solo tenéis que mezclar suavemente los ingredientes, sin hacer mucha espuma y ya está. Si dejáis reposar la mezcla una noche funcionará algo mejor, pero bueno, nosotros somos muy impacientes y la usamos al instante, al día siguiente, al otro… Jajaja.

RECETA 2. CON AZÚCAR.

Consciente de que vivimos tiempos complejos y que no todos podréis conseguir glicerina estuvimos probando otras versiones de la receta. Con azúcar funciona también. Las burbujas estallan algo más rápido pero es posible hacer pompas con las manos igualmente, jugar y pasar un buen rato.

Para hacerlas necesitáis:

  • 3 vasos de agua
  • 1 vaso de jabón lavavajillas concentrado
  • ½ vaso de azúcar

Tendréis que calentar el agua y agregar el azúcar. Remover hasta que éste último se haya fundido. Finalmente, agregad el Fairy lentamente y sin hacer mucha espuma.

Es posible, también, sustituir la glicerina o el azúcar por sirope de maíz, gomina… Podéis probar en función de lo que tengáis por casa.

Y ya está, ¡eso es todo! Ahora pasemos al siguiente paso…

CÓMO HACER LAS POMPAS CON LAS MANOS

Para hacer burbujas con las manos tenéis que colocarlas dentro del envase en el que tengáis la mezcla, dejar caer el exceso de líquido y fregar con las manos un poco hasta tener una capa “bien colocada”.

Entonces tenéis que cerrar las manos juntas (cómo si fueráis a rezar) y abrirlas ligeramente. Veréis que en la parte final de las manos hay una capa del preparado burbujero. Al soplar entre las manos, por el lado que tenéis los pulgares, se creará una burbuja de jabón en el otro lado.

Podéis cerrar las manos suavemente de nuevo y la burbuja estará completa y preparada para jugar con ella.

Este método permite hacer burbujas relativamente grandes, pero a nosotros nos gusta y nos funciona mejor usar solamente dos dedos, el pulgar y el índice. Los mantenéis cerrados y después abrís ligeramente. Nuevamente queda una capa de jabón ahí y al soplar… tachán, aparece la burbuja.

Entonces cerramos los dedos de nuevo y ya tenemos la burbuja lista para jugar.

Veréis que a medida que vais soplando y haciendo burbujas iréis mejorando la técnica y cada vez saldrán más y mejores pompas de jabón.

¿QUÉ SE PUEDE HACER CON ESTAS BURBUJAS DE JABÓN?

Con este tipo de burbujas podemos jugar y hacer un montón de cosas. Os muestro algunas opciones.

1. Estirar las burbujas e irlas deformando

Cuando tenéis una burbuja en la mano podéis irla modelando y estirando según os apetezca. ¿Hasta cuándo resistirá la burbuja?

2.Entrar con las manos dentro de la burbuja.

Esto es sencillamente genial. Una vez tenéis una burbuja en la mano es posible entrar en ella con los dedos de la otra. Notaréis que dentro se está más calentito, jeje. Es chulísimo.

3. Crear dos burbujas de una sola.

Esto se consigue separando la burbuja con cuidado, con las manos.

4. Juntar varias burbujas y hacer una más grande.

Tan sencillo como unirlas, aunque si queréis un truquito… Una vez tenéis una burbuja en cada mano entráis con un dedo, suavemente, en la otra burbuja y las vais acercando poco a poco. Quedarán unidas sin romperse.

5. Hacerlas volar.

Si tenéis una burbuja en la mano y vais soplando con suavidad… Ésta volará y volará.

También podéis soplar y dejar volar las burbujas, sin quedároslas en las manos.

6. Adherir las burbujas a algún lugar.

Cómo observáis en la foto, es posible pegar las pompas en la barandilla o cualquier otro lugar. En cuanto ésta se posa suavemente sobre la superficie permanecerá ahí un rato. Aunque es cierto que si el choque entre el material y la burbuja es rápido… tenderá a romperse.

Y bueno… Seguro descubrís otras muchas formas de jugar con ellas y pasar un buen rato.

Lo mejor de todo es que estas burbujas se pueden hacer en el balcón mismo y, como os decía al principio, incluso dentro de casa si vais con cuidado de no tirar mucho preparado burbujero. Después fregáis el suelo y listo.

Nosotros estuvimos jugando un montón con burbujas incluso estos últimos días de lluvia. Fueron la excusa ideal para salir al balconcito, que está cubierto, y jugar con las pompas. Tenía un plus añadido observar y apostar cuánto tardaría la lluvia en petar una burbujita (evidentemente muy poco, jeje).

Espero que lo disfrutéis y si tenéis dudas os leo en comentarios.

Un abrazo,

Clara

Quizás también te interese:

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

10 comentarios sobre “Cómo hacer pompas de jabón con las manos

    • Gracias Llanos! Sí, las burbujas gigantes son espectaculares… Pero verás que estas dan mucho juego y permiten mucha creatividad, ya me cuentas qué tal si las pruebas. Un abrazo. Clara.

  1. Que buena idea,gracias. Un duda cuando hablas de las receta con azúcar,el fairy se echa estando caliente la otroa mezclao o se deja enfriar?
    Gracias

    • Hola María, gracias por comentar. Al agregar el azúcar al agua y remover hasta la disolución del mismo… El agua ya estará bastante tibia, así que se le puede poner ya el Fairy. No hace falta poner el azúcar en agua hirviendo, solo que esté calentita ya se disolverá el azúcar. Espero haberte ayudado. Un abrazo, Clara.

  2. ¡¡Genial!! Yo tengo un montón de burbujeros… pero ya se nos agotó todo el agua de jabón. Estuve intentando hacer mezcla, le puse azúcar porque me sonaba, pero no mucho y no salió buena. Salían pocas burbujas y no duraban apenas. Jabón también le puse poco, apenas un chorrito. ¡No sabía que hacía falta tantísimo jabón!

    Lo probaré con estas proporciones y a ver qué tal salen 😀

    • Hola Taisa, qué bien, me alegro te sirva la receta. Hace falta bastante jabón para hacer las pompas resistentes. Quizás si usas pomperos puedas probar con menos cantidad. Un abrazo, Clara.

Deja un comentario