Por qué ofrecer juguetes de calidad a los niños y cómo hacerlo

Hemos sobrecargado a los niños con una barbaridad de juguetes, la mayoría de ellos de escasa calidad y menor valor pedagógico aún. Los juguetes realmente han dejado de ser ese punto de partida a partir del cual los niños pueden imaginar y construir historias y se han convertido en el centro absoluto de la diversión.

Por decirlo de alguna manera… muchos de los juguetes actuales son como “payasos”, su función es entretener al niño, distraerle. Y como nos contó Miguel Castro, de Diraya Expresión, en una charla en Barcelona sobre la “educación creadora, juego y aprendizaje”, los juguetes actuales solo buscan conquistar al niño. Pero no es el juguete quien tiene que conquistarle, sino que es el niño quién tiene que hacer las conquistas (de aprendizaje de uno mismo, del entorno, de experimentación…).

Por lo tanto, es fundamental que los materiales que usen nuestros pequeños sean de calidad, que permitan que surja el juego de una forma no dirigida, que permitan amplitud de opciones. Matizo esto para que no cree confusión. Con juguetes de calidad no me refiero a su precio, para nada. No hablo de juguetes caros sino de juguetes que proporcionen calidad en la experiencia (imaginar, crear, aprender…) y para ello sirven tanto algunos juguetes como cualquier otro material como palos, piedras, piñas, etc.

Pero a veces no es tan sencillo hacer este cambio. Cuando los niños se han acostumbrado a gran cantidad de horas de televisión les cuesta imaginar por sí solos. Cuando están habituados a juguetes de pilas puede costarles jugar con juguetes que “no hacen nada” y los niños acostumbrados con juguetes de plástico pueden no encontrarles valor a los juguetes de madera o a los materiales no estructurados.

Es decir, que cuando los niños están acostumbrados a un determinado nivel de estimulación les cuesta jugar e imaginar si los estímulos externos disminuyen. Pero pese a esto o, mejor dicho, precisamente por esto es importante que los niños puedan desarrollar el juego alejándose de los materiales carentes de valor y de las tecnologías.

¿QUÉ SON JUGUETES SON DE CALIDAD?

Pues seguramente esta es una pregunta subjetiva y que admita varias respuestas, pero a mi juicio, son materiales de juego de calidad aquellos que reúnan las siguientes características:

– Que permitan el uso de la imaginación. Y entrarían aquí los que acompañan el juego simbólico, los no estructurados (palos, piedras, cajas…)

– Que fomenten el desarrollo de la creatividad

– Que tengan calidad en los materiales. En casa estamos convencidos de que la mejor opción son los juguetes de madera y te di nuestras razones en este artículo. También apostamos por los juguetes DIY y te expliqué aquí el porqué son importantes para los peques.

Por último, también incluiría estos dos grupos de materiales:

– Juguetes que animen a salir a fuera y al desarrollo de la motricidad (bicicletas, juegos de bolos, pelotas, etc. etc.).

– Juegos de lógica como los puzzles y los juegos de mesa, que van ganando protagonismo a medida que los niños crecen.

juguetes de calidad 2

¿Y CÓMO FAVORECER QUÉ JUEGUEN CON JUGUETES Y MATERIALES DE CALIDAD?

Esta es la pregunta del millón, jeje, porque a veces tenemos todo tipo de juguetes y materiales en casa y los niños inexplicablemente (al menos para mí, jajaja) juegan con los de peor calidad, probablemente porqué los más baratos son, a la vez, más estimulantes y les atrapan, se quedan como hipnotizados con ellos.

Así que hoy quiero acercarte ideas que me han funcionado a mí para proporcionar un entorno con materiales de calidad, para procurar que los juguetes que tiene al alcance permitan el desarrollo de la imaginación, la creatividad y el aprendizaje.

1. Retirar los materiales que son francamente “vacíos” de significado (o que aportan malas experiencias). Te puedo parecer radical… pero creo que como madre me corresponde procurar el mejor entorno posible para el peque. Si alguna vez, por los motivos que sea, nos llegan juguetes de eso que todos decimos “uuufff” tras un par o tres de días, cuando ya se ha esfumado la pasión por el juguete nuevo, los retiro.

Me estoy refiriendo a los juguetes que van con pilas, los de plástico súper barato y mala calidad y aquellos que transmitan valores no adecuados

2. Ofrecer multitud de materiales que creo importantes para el juego y desarrollo del peque, aunque no los haya pedido. Si están a su alcance podrá algún día jugar con ellos, investigarlos… Si ni tan siquiera están en casa eso será imposible.

Por ejemplo, Terrícola no suele pedir por Navidades bloques de madera o puzzles pero aún y así se los regalamos porque sabemos que una vez están en la estantería le encantan y tienen un recorrido mucho más “atemporal” que el juguete de moda que puede haber pedido.

3. Bajar al suelo con ellos, para acompañarles en el juego y dedicarles tiempo. Me da un poco de miedo decir esto porque no quiero que se malinterprete. No creo que los padres siempre tengan que jugar con los hijos ni proponer juegos, de hecho, creo que realmente el juego que les permite crecer es aquel que surge cuando están a solas, ensimismados en mil y una historias, poniendo imaginación y palabras a todo lo acontecido durante el día, etc. Pero sí es cierto que a veces los niños sobre estimulados con juguetes parlanchines o tecnología no saben qué hacer sin esas herramientas.

Sería ideal que de golpe les dejáramos cuatro bloques de madera y de ahí nacieran bonitas historias pero no siempre sucede. En ese caso, me parece adecuado bajar al suelo con ellos, jugar o acompañarles. Si nos desconectamos de ellos es muy probable que rápido nos pidan los “dibujos” o los juguetes a los que están acostumbrados.

4. Salir a la naturaleza sin juguetes ni tecnología. Si os parece muy complicado retirar según que juguetes o pese a todos vuestros esfuerzos no hay forma de hacer ese cambio… no hay nada mejor que salir afuera. Tanto en la montaña como en la playa los niños desarrollan juegos sin necesidad de materiales que los estimulen.

Palos y piedras, los propios desniveles de la montaña, la arena de la playa… son puntos de partida excelentes para que los niños jueguen. Al menos, por la experiencia que yo he vivido, cuando salimos al aire libre no nos hace falta nada, a lo sumo un cubo y una pala para la arena.

juguetes de calidad - aire libre

Salir a menudo al exterior, a parques por la tarde, a la montaña los fines de semana son una muy buena forma de desconectar a los niños de los juguetes vacíos de significado.

Si te interesa profundizar en esta idea te recomiendo los siguientes libros:

– Educar en verde, de Heike Freire, de editorial Grao.

– El libro de los palos, de Jo Schofield, de ediciones Rodeno.

Estas son 4 ideas para poder ofrecer materiales de juego a los peques que sean de calidad. Son ideas que me han funcionado a mí personalmente o a mi entorno y os las acerco por si os inspiran. Para nada son consejos ni una lista cerrada, cada familia es un mundo y debe encontrar la forma que mejor le vaya.

Soy consciente que es mucho más fácil escribirlo que aplicarlo en casa, pero creo que es fundamental ofrecer un buen entorno para que nazca un juego enriquecedor. Y como os he dicho, si lo veis complicado… tan sencillo como salir muchísimo más al aire libre, a la calle, a los parques o a la naturaleza. Ahí siempre surge un juego sano que fomenta el desarrollo de los niños, sin necesitar más material que a sí mismos y los amigos.

Jugar es algo muy serio así que como madres y padres hemos de tomárnoslo “en serio” también.

Un abrazo,

Clara

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

12 comentarios sobre “Por qué ofrecer juguetes de calidad a los niños y cómo hacerlo

  1. Hola! Me pareció interesante tu entrada.
    Sin embargo pienso que la mayoría de las mamás estamos mas bien al revés, pues le podemos comprar el juguete más costoso que los niños (los más pequeños) preferirán las cajas.
    Por otro lado pienso que siendo el juego simbólico es un momento estructural de la niñez, se puede dar con un palo de madera o con un juguete de “baja calidad” – no sería determinante. Pero sí es necesario que ese juego sea con un otro que atestigüe, ya que para que sea simbólico tiene que haber alguien allí, justamente, que proorcione una batería significante mediante la cual simbolizar, justamente, el juego. Quiero decir: solos con cubos investigan, exploran, diseñan, edifican; pero para que sea simbólico es neecsario un otro (un Otro).
    Te mando un saludo! Hasta luego

    • Hola Florencia, gracias por comentar. Al leerte pienso que no he sabido expresar bien el mensaje. Soy la primera que piensa que no hacen falta prácticamente juguetes para que el juego se desarrolle y tenga lugar. Si te fijas, en el texto no paro de hablar de juguetes y materiales de calidad, no ciñéndome a juguetes porque precisamente concibo como materiales de calidad los palos, las piedras y cualquier otro material no estructurado, de hecho, lo cito en el texto también. Con “calidad” no me refiero a caro para nada, me refiero a calidad en la experiencia que proporciona el juguete: imaginar, crear, etc.
      Sobre el juego simbólico… es aquel que sucede cuando el niño le da un valor distinto a una cosa (por ejemplo, imagina que una piedra es un coche, o un teléfono, etc.). Mi hijo juego muchísimo solo también a juego simbólico, a cocinar con piedras o a lo que sea. Aunque por supuesto, estoy contigo en que no hay nada mejor que poder jugar con otros niños. Creo que di por sentadas algunas cosas porque las he ido escribiendo en otros post, como en este http://www.tierraenlasmanos.com/jugar-con-materiales-no-estructurados/ en el que explico porque son tan importantes los materiales no estructurados y porque los niños juegan antes con una caja que con lo que hay dentro. Gracias por comentar guapa. Un abrazo!!

  2. Hola. Que bonito tu Blog, estoy encantada con lo que vi hasta ahora, y seguiré leyendo las notas.
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. En casa elijo los juguetes de los nenes con mucho cuidado y con la misma idea que expresas aquí.
    Pero mi gran culpa y preocupación es la tecnología. No tenemos juguetes ruidosos (si caen por casualidad, duran en casa lo que dura la emoción), pero si que recurro mucho a la tele y las tablet o móvil. Y el problema es que soy consciente, pero me resulta muy difícil salir de ello.
    No tengo familia cerca y con mi marido estamos siempre con ellos, pero necesito hacer cosas y la única salida que encuentro es embobarlos con las pantallas. Limpiar, cocinar, las mil cosas de la casa, tiempo para mi, lo que sea. Si los dejo con los juguetes tengo que sentarme con ellos a jugar, y eso no siempre es posible.
    Crees que se puede “desintoxicarlos” de alguna manera de todo esto? A veces se me acaban las ideas.
    Muchas gracias!

    • Hola Sabri, me alegro que te guste el blog, gracias por comentar.
      Sobre la tecnología… pues no sé si existen reglas fijas aplicables a todos, pero en mi experiencia… los niños reclaman tele y les cuesta jugar a otra cosa cuando piensan que ese recurso está disponible.
      Cuando nosotros nos convencemos que no queremos tecnología o solo por un tiempo limitado y así lo transmitimos… los peques acaban amoldándose y saben cuando sí y cuando no. No te niego que al principio requerirá también un esfuerzo por tu parte, porque como dices… te van a reclamar más pero en cuanto sea un hábito van a sabe desarrollarse sin ella (o con el tiempo de tecnología que en casa decidáis).
      En realidad es una rueda… a menos tecnología más espacio habrá para que su imaginación vuele y más sabrán vivir sin tele, pero es un proceso.
      Salir mucho a fuera, dedicarles tiempo y procurar que puedan estar con otros niños son ideas para empezar.
      Te entiendo, hay muchas cosas por hacer y cuando falta la tribu es imposible llegar a todo, pero si lo pruebas y persistes, verás que acaban jugando sin tele. Un abrazo guapa, Clara.

  3. Se podría considerar como juego no estructurado que usen las cosas de la casa (cosas de uso cotidiano) que encuentran en la alacena como bolsas de frijoles o cajitas de gelatina y jueguen a guardarlos y transportarlos o a meter cositas a mis bolsas ? Mi hijo tiene de los dos tipos de juguetes por que se los regalan pero juega más con los objetos que no lo son.

    • Por supuesto Meliza!!! Usar los elementos del entorno para el juego es excelente y sí podrían considerarse “partes sueltas” o material no estructuado. Que puedan usar las cosas cotidianas y transformarlas en el juego es una maravilla. Un abrazo, Clara.

  4. Me ha gustado mucho. Yo también hago lo de comprarle cosas que “a mí me gustan” (juguetes que creo que son mejores para su desarrollo) porque sé que luego va a jugar con ellos y le van a encantar. Es que además hay cosas que no me las va a pedir porque no las conoce (por ejemplo el arcoiris, que no lo tiene nadie conocido, nunca me lo pedirá, pero es un juguete que quiero regalarle en algún momento, quizá en su cumpleaños). Un post muy interesante, como todos los que he leído hasta ahora. Por aquí hemos vuelto a bajar de cero (las temperaturas) así que otra vez no le apetece nada salir… Si hubiese nieve creo que le apetecería más 😉

    • Gracias Paula. Hay que encontrar un equilibrio entre lo que piden y lo que sabemos que tiene un largo recorrido de juego, un poco de todo, jeje. Sobre las temperaturas… seguramente se sienta incómodo con el frío, abrígale bien… busca actividades irresistibles al aire libre… Poquito a poco se irá acostumbrando. Un abrazo, Clara.

  5. Sí, claro, no quería dar la impresión de que ignoraba sus deseos 😉 De hecho ya le he comprado varias cosas que quería y alguna ya se la he dado (lo malo de comprar regalos con mucha antelación!)… Pero también me encantaría darle uno de esos materiales que no conoce y que creo que le sacará mucho partido. Ayer fuimos al parque y lo pasó tan bien que volvimos a casa de noche 😉 Es todo cuestión de acostumbrarse a las nuevas temperaturas. Un abrazo, Paula.

  6. Hola Clara!
    Hoy encontré por casualidad un post tuyo por el Facebook y desde ese momento no he parado de leer, me encanta lo que escribes, estoy de acuerdo contigo en todo, me siento super identificada; tengo 2 terrícolas uno de 6 años y otro de 18 meses.
    En tus escritos he encontrado muchas cosas nuevas, muchas cosas que ya aplico y otras cosas que las se pero me cuesta aplicarás por dejarme llevar por la sociedad en la que estamos sumergidos. Muchas gracias por tu tiempo, por compartir tus conocimientos, tus experiencias… Es un placer leerte.
    Un abrazo.

    • Gracias por tus palabras Jacqueline. Me alegro que te guste el blog y que te ayude en algo lo que escribo. Espero seguir viéndote por aquí y que compartimos camino. Un abrazo fuerte, Clara.

  7. Hola Clara, me encanta tu blog. Hace ya un par de años que lo sigo.
    Tengo un par de ideas que pongo en práctica y me funcionan. A ver qué te parecen:

    . Tener los materiales de a mano y bien colocados para hacerlos más atractivos. Ellos también aprecian la belleza y se sienten atraidos.

    . Colocar algunos materiales en situacion, como si estuvieran ya explicando una historia, como una escena, para que ellos la continuen como quieran.

    P.e. Se pueden colocar animales de madera de forma que parezca que la oveja grande hable con la pequeña, el gallo mira la vaca, el perro persegue al gato… y todo esto escenificado con palos y piezas de madera que reproducen una granja. Cuando se lo encuentran les entran ganas de continuar el relato

Deja un comentario