Cómo estimular la creatividad a través de los puzles

Hace poco, en un taller que di sobre juego una mamá me preguntó que qué opinaba acerca de los puzles, ya que sentía que eran un material poco creativo, al tener una única solución o forma de construirse.

Yo le pregunté que qué opinaba su hija, cuál era la actitud que tenía hacia ese material, por que creo que eso es fundamental a la hora de evaluar la idoneidad de los puzles como material de juego.

Voy a tratar de explicaros un poco más acerca de esta pregunta que yo hice, contaros en detalle mi opinión sobre los puzles y qué es lo que hay que tener en cuenta para que sea un juego adecuado.

La verdad es que es un material de juego tan vinculado a la infancia y tan instaurado en nuestra sociedad que a veces ni nos planteamos si realmente es un juguete oportuno, qué tiene de bueno o cuáles son los puzles más adecuados. Así que hoy os invito a reflexionar sobre ello y ¡espero que os sea muy útil!

UNA VISIÓN SOBRE LOS PUZLES CONVENCIONALES

Es cierto que los puzles convencionales tienen una única forma de construirse y que, por lo tanto, su mayor atributo no es el de permitir la creatividad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los materiales de juego tienen como objetivo potenciar el pensamiento creativo. Por ejemplo y sin ir más lejos… elementos como las pelotas o las bicicletas son juegos motrices, pero no creativos, y son estupendos.

Pero volviendo a la cuestión de los puzles… ¿Por qué es un juego interesante? ¿Y cuándo es oportuno ese juego?

BENEFICIOS DE JUGAR CON PUZLES

Jugar con puzles tiene muchos aspectos positivos. Entre ellos:

COGNITIVOS. Favorece distintas habilidades, como por ejemplo el desarrollo del pensamiento espacial, que es esa habilidad de manipular las representaciones mentales de los objetos, los espacios, sus relaciones… Los puzles tratan de recomponer una imagen completa pero que vemos fraccionada a pedacitos y requiere ese trabajo mental de ir viendo dónde va colocada cada pieza.

Favorece también la resolución de problemas, el desarrollo de la lógica, la memoria visual

FÍSICOS. El juego con puzles mejora la coordinación mano-ojo, pues es un juego que fundamentalmente consiste en avistar la pieza necesaria, cogerla con la mano y ser capaz de colocarla en el lugar adecuado.

También es un juego que mejora la motricidad fina. Los deditos tienen que moverse con precisión para encajar la pieza y, en ocasiones, es necesario irla girando hasta que encaje, todo un reto para los que se inician con los puzles.

EMOCIONALES. Los puzles también son un material de juego que favorece la paciencia, la concentración, la resolución de problemas y que mejora la autoestima, pues es muy satisfactorio conseguir realizar el dibujo por uno mismo (para eso, importantísimo que sea un material acorde al desarrollo de un niño en concreto, como os explicaré más adelante).

CIRCUNSTANCIAS IDÓNEAS PARA JUGAR CON PUZLES

1. QUE EL JUEGO PARTA DEL PROPIO NIÑO

Muchas veces nos encanta proponer juegos más didácticos o de desarrollo del pensamiento e intentamos colarlo de la forma más lúdica posible. Pero de esa forma hacemos desaparecer una de las características fundamentales de un juego libre y sano: que parta de una necesidad o motivación propia del niño.

Yo creo que los niños ya suelen tener muchas obligaciones y tiempos marcados así que vale la pena que el juego en casa sea libre. Si eso se respeta y el niño decide hacer un puzle y lo disfruta está estupendo, porque en ese caso está siguiendo un juego estructurado haciendo un recorrido distinto: no hay una imposición desde fuera sino una motivación intrínseca que le lleva a querer asumir esos retos.

Si el juego se da desde la propia libertad… es fantástico.

2. QUE EL PUZLE SEA ADECUADO A LA EDAD

En segundo lugar, es muy importante que el puzle sea adecuado a la edad. Y eso no tiene nada que ver con la edad propuesta en la caja, sino con el momento vital de un pequeño en concreto. Las cajas ponen la edad a partir de la cual algunos niños empiezan a hacer ese puzle, pero lo hacen algunos, no una generalidad.

Si tienen puzles demasiado complicados para su momento es probable que se frustren y abandonen ese juego. Y no, no es una frustración positiva porque al estar por encima de sus capacidades en ese momento no pueden resolverlo ni obtener esa satisfacción de cuando lo consiguen. De hecho, a menudo somos los padres quienes terminamos finalizando el rompecabezas… Como os podéis imaginar… ahí entonces no está jugando el niño ni tampoco es estimulante para él.

Pero bueno, sin extenderme más, que si el puzle es adecuado a la edad y al peque le gusta o decide hacerlo… para mí es un material interesante, que enriquece otras habilidades y destrezas de los niños.

PUZLES QUE ESTIMULAN LA CREATIVIDAD Y EL JUEGO LIBRE

Sin embargo, siempre me gusta darle la vuelta a las cosas, verlas del derecho y del revés, reflexionar sobre las preguntas que me hacéis en los talleres o por correo… e ir aprendiendo junto con vosotros sobre el juego y sus materiales.

Así que con la pregunta de Sara, la mamá que os contaba al principio, me fui a casa y le he estado dando vueltas a la cabeza. Y me vinieron a la cabeza otro tipo de puzles menos conocidos pero que son absolutamente maravillosos porque son materiales de juego abierto, con infinitas posibilidades de juego.

Con ellos, un niño puede decidir construir un puzle de la forma estructurada y convencional que a todos nos viene a la cabeza pero a la vez pueden construir y armar el puzle de muchas otras formas e incluso usarlo para muchos otros fines.

Como sé que es difícil que os hagáis una idea de lo que os hablo sin verlos… os voy a mostrar algunas opciones para que veáis a qué me refiero y el sinfín de posibilidades que ofrecen los puzles creativos.

1. PUZLE DE LOS 4 ELEMENTOS

Este puzle es un material increíble, de grandes dimensiones (unos 45 x 45 cm) y las piezas tienen un grosor de 4 centímetros. Eso convierte al material en un puzle y, a la vez, ofrece muchas otras posibilidades de juego.

Si os fijáis, es un material que incluye 4 elementos distintos: el fuego, el agua, la tierra (la casa, el hogar), y el aire (el arco iris). La franja de edad que abarca es muy amplia. A los más pequeños se les puede ofrecer un elemento por separado, para que sea más sencillo, y a medida que crecen son capaces de completar el conjunto completo.

Pero es un material que puede usarse también como juego de construcción, ya que sus piezas tienen un grosor de 4 centímetros y se aguantan de pie perfectamente.

Y a la vez puede usarse en el juego simbólico e imaginativo. Los elementos ayudan a ambientar las escenas. Al peque le encanta poder incorporar fuego y agua en sus juegos. Os aseguro que los bomberos tienen trabajo con él, jeje.

En definitiva, es un material que puede usarse como puzle “convencional” pero que ofrece muchas otras posibilidades de juego, estimulando la creatividad de los pequeños.

Si os gusta este material podéis encontrarlo aquí. No es barato pero ¡es tan increíble!! Y más si se tiene en cuenta que puede convertirse en muchos otros juegos a la vez.

2. PUZLE MIL FORMAS

El puzle mil formas es otra maravilla de material, de Grimm’s. No exagero si digo que es de los materiales que más éxito han tenido en casa. Lo he visto usar con mil fines distintos e, incluso, cuando está el puzle quietecito y tranquilo en la estantería… pasa Terrícola por su lado y siempre le mueve una pieza u otra.

No sé que le lleva a hacer eso, pero algo es seguro, jeje. ¡E importante!

En apariencia es un puzle muy sencillo. Unas piezas con forma de esquina en 4 colores principales que se van degradando. Los más pequeños podrán empezar con él, pues son piezas fáciles de agarrar y hacerlas encajar, aunque no hagan ningún patrón concreto con los colores.

Pero a medida que los niños van creciendo el juego con este puzle va cambiando y enriqueciéndose.

Por ejemplo, es un puzle que puede construirse en forma cúbica. Se puede hacer de forma libre o bien seguir un librito (se vende aparte) que propone distintos patrones que hay que tratar de hacer.

También permite las construcciones en vertical.

Y si no apetece jugar a puzles ni a construcciones… el material puede ser un soporte estupendo para el juego imaginativo. El peque lo usa muy a menudo para ese fin y crea tiendecitas con él.

Os dejo aquí el enlace al puzle Mil formas. Existe en formato más delgado pero a mí me gusta este porque al ser grueso permite construir con él de forma vertical también.

3. PUZLE PITÁGORAS

Por último, quiero mostraros otro puzle totalmente distinto. Son un montón de piezas geométricas, de distintas formas y tamaños (triángulos y cuadrados).

El reto está en crear los patrones que cada uno quiera pero intentando que los lados que hagamos encajar siempre sean del mismo tamaño. Esta es la propuesta, no es obligación y si juegan de forma distinta es fantástico también.

Se pueden intentar hacer formas, o bien líneas más largas…

También se puede proponer hacer figuras geométricas usando la piezas.

Y, por supuesto, se puede usar como material no estructurado. Este tipo de piezas el peque suele usarlas para cargar sus camiones, descargarlos, etc. Si os gusta el puzle Pitágoras podéis encontrarlo aquí.

Como veis, son juegos y puzles muy libres, dónde uno puede seguir patrones concretos o tratar de hacer un dibujo determinado… o bien improvisar y hacer imágenes nuevas e incluso usarlo como material de construcción o en el juego simbólico. Con ellos, nunca te equivocas, porque ser creativo es un plus en estos puzles.

Existen muchos otros puzles creativos. Yo os muestro los que hemos probado y nos gustan especialmente, pero si queréis descubrir más podéis mirar en la estupenda sección de puzles creativos de Alupé.

ENTONCES… ¿MEJOR PUZLES CONVENCIONALES O CREATIVOS?

Los puzles convencionales, como os contaba al principio, tienen muchos beneficios. Practicar con ellos ayuda, por ejemplo, a mejorar el pensamiento espacial de los niños. Sin embargo, es cierto que tienen una única forma de resolverse.

Es por ello que es muy interesante ofrecer también puzles creativos, con múltiples formas de resolución y distintas posibilidades. Éstos ayudan a los niños a ser más innovadores y flexibles, ayudándoles en la resolución de problemas y mejorando su creatividad.

Con los puzles creativos los niños pueden ver e imaginar muchas formas con unas únicas piezas, favoreciendo nuevas formas pensar.

Además, son mucho más atemporales, pues en cada franja de edad se usarán para crear según las posibilidades de cada niño. No os engaño si os digo que ahora que tengo yo este tipo de puzles en casa… me encanta de vez en cuando ponerme con ellos y crear con las distintas posibilidades que ofrecen.

¿Conocías este tipo de puzles? ¿Cuántas posibilidades se te ocurren con ellos?

Abrazos,

Clara

Quizás también te interese:

La importancia del juego como estímulo del pensamiento creativo

Cómo favorecer que los niños jueguen a construcciones. 9 recursos e ideas

La importancia del riesgo en el juego y cómo acompañarlo adecuadamente

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

Deja un comentario