¿Son adecuados los columpios para bebés? ¿Y columpiar a los niños? Alternativas más apropiadas.

Cada vez los niños aprenden a columpiarse por sí mismos más tarde. No es extraño ver hoy en día niños bastante mayores que piden que se les columpie porque no saben hacerlo por sí mismos. Pueden tener muchas otras habilidades motrices pero no coordinan el movimiento que requiere el columpio.

Hasta hace un tiempo estaba convencida de que este hecho se debía a que los niños cada vez se mueven menos, salen menos al exterior y no ejercitan su motricidad gruesa o bien a qué  siempre un adulto les columpiaba… Pero un día me di cuenta aunque esos dos factores pueden tener alguna relación, hay un tercero que es clave: la aparición de los columpios de seguridad, específicos para los más pequeños, hasta los 4 e incluso 5 años de edad.

¿QUÉ SON LOS COLUMPIOS PARA BEBÉS?

Con columpios para bebés me refiero al típico columpio que tiene como un arnés alrededor de la base. Los hay de distintos tipos pero todos tienen en común que son como una cajita o silla cerrada en la que colocar al bebé o niño.

Se les llama de “bebés” (también “de seguridad” o “cuna”) pero son columpios homologados para niños de 1 a 5 años y que, efectivamente, usan muchísimo tanto bebés como niños de 2, 3 e incluso 4 años.

columpios cuna

En este artículo me voy a referir, sobre todo, a los inconvenientes de este tipo de columpios en esta segunda franja de edad, cuando ya caminan y tienen cierta agilidad (hacia los 2 años). No hablo aquí de los bebés en sentido estricto, eso daría para otro debate aún más largo, jeje, sobre si sentarlos o no cuando apenas se sostienen solos.

PORQUE NO ME GUSTA ESTE TIPO DE COLUMPIO

1. Son un freno para la autonomía

Colocar a los niños en este tipo de columpios es un freno para su autonomía. La mayoría son como cajas cerradas en las que solo se puede colocar al niño desde arriba, es muy difícil que pueda trepar él y sentarse (hasta que no es más mayor, por lo menos), con lo cual, les estamos haciendo dependientes de los adultos para columpiarse.

2. Dificultan el aprendizaje

Pero este tipo de columpios no frenan solamente la autonomía si no que una vez colocados en ellos también dificultan el aprendizaje del balanceo.

Los típicos columpios para bebés, que están protegidos por todos los lados, impiden el movimiento necesario para columpiarse. La barrera que queda tras las espalda no permite que el niño incline el torso hacia atrás, de forma que no puede coger el impulso necesario para empezar columpiarse.

Estirar y encoger las piernas no es bastante si la espalda no puede moverse. Así que este tipo de columpios confunde a los niños y no les anima a hacerlo por sí mismos.

3. Contribuyen a una visión de riesgo y peligro en el juego de la infancia

Cuando yo era pequeña no existían este tipo de columpios. Por lo menos, yo no recuerdo haber visto ninguno. Sí había algunas sillas metálicas, pero en general, en los parques solía haber el clásico columpio de base plana y los más pequeños o no nos columpiamos o probábamos distintas estrategias para balancearnos.

Entonces, ¿Qué motivó la aparición de este tipo de columpios? Creo que la visión actual que tenemos sobre el riesgo en el juego y en la infancia influyó en la generalización de los columpios de seguridad, al verse como una opción segura para que los más pequeños puedan balancearse. Están protegidos por todos los lados, el niño así no es escapará ni se hará daño.

Pero tampoco tendrá ningún incentivo para aprender a columpiarse. ¿Para qué? Si ya me columpian y es muy divertido.

BENEFICIOS DE APRENDER A COLUMPIARSE POR SÍ MISMOS

Pero la realidad es que si dejamos a los niños que guíen su propio proceso de aprendizaje para columpiarse obtienen muchos otros beneficios más allá del balanceo.

1. Favorece la resolución de problemas: Quiero balancearme y no sé. ¿Qué puedo hacer? ¿Qué alternativas tengo?

Cuando dejamos a los niños solos frente a un columpio convencional surgen infinidad de ideas para que puedan mecerse, aunque no puedan columpiarse en el sentido estricto de la palabra. Algunas de las ideas que he observado son estas:

– Colocan la parte superior del torso, brazos incluidos, sobre el columpio y se mecen porque sus piernas tocan al suelo y les permite darse impulso.

empezar columpiarse solos

– Ponerse de pie sobre un columpio y mover la espalda hacia adelante y hacia atrás les permite columpiarse y es más sencillo que coordinar el movimiento de la espalda con el de las piernas.

– Colocar la parte superior del torso sobre el columpio, girarlo sobre sí mismo muchas veces (enroscar la cadena, vaya) y dejarlo ir. No es columpiarse pero sí movimiento muy divertido.

– Mecerse entre ellos. Algo que surge espontáneamente con los niños a partir de 3 años más o menos, o bien entre niños de distintas edades, es columpiarse entre ellos. Os puede parecer que es lo mismo que les columpie un adulto, pero no lo es porque con ello han puesto en marcha su creatividad: queremos columpiarnos, no podemos, pero nos columpiamos mutuamente. Es mucho más valioso que columpiarles nosotros, aparte de mucho más divertido.

columpiarse niños mutuamente

Para nada estoy enumerando estas ideas para que se las enseñéis a los niños, sino para mostrar que los niños son tremendamente creativos cuando tienen un reto delante. Si les damos el espacio y la oportunidad, veremos desfilar estas ideas y muchas otras para conseguir columpiarse.

2. Tienen que averiguar cómo funciona ese “utensilio” y con ello van a aprender cosas acerca de la mecánica y el movimiento. ¿Qué he de hacer con el cuerpo para conseguir que se mueva el columpio?

3. Les empodera. Aprender o descubrir que puedes hacer las cosas por ti mismo es una sensación maravillosa, ¿Verdad? Además que sentirse capaz motiva a los niños a seguir aprendiendo y descubriendo otras cosas.

ALTERNATIVAS MÁS ADECUADAS

Pero con este artículo no quiero decir que los más pequeños no puedan balancearse. Tampoco que sea horrible que les columpiemos de vez en cuando. Lo que defiendo es que, de habitual, usemos alternativas más adecuadas. Columpios que favorezcan su autonomía y que no les confundan sobre como columpiarse.

Si queremos que los más pequeños puedan disfrutar del balanceo podemos ofrecer otras opciones que no restan autonomía y a la vez les muestran que son capaces por sí mismos.

1. Columpio-capazo

Este tipo de columpio, colocado bajito, permite que los niños puedan subir solos al columpio sin ayuda, desde muy temprana edad. Pueden sentarse en el capazo directamente y empezar a impulsarse con sus pies (que tocan al suelo) y cuando van ganando motricidad y habilidades pueden ponerse de pie y balancearse de ese modo.

columpio capazo niñosLa imagen de la izquierda es de Milanta y la de la derecha de Jugar i jugar.

2. Tela o fular colgado

Esta es una opción que personalmente me encanta porque permite muchísimos usos y la puede usar un amplio rango de edades.

En mi experiencia, a los más pequeños les encanta entrar en ellos y sentirse recogidos (como en la primera foto). No sé si les evoca al vientre materno pero sí sé que están muy agustito. Conforme van creciendo empiezan a encontrar distintas formas de balancearse con la tela. Por ejemplo, como decía antes, poniendo la parte superior del torso por encima de la tela e impulsándose con los pies, que tocan el suelo, hacia adelante y después vuelan hacia atrás (imagen del medio).

tela fular circo columpio

Los niños mayores son capaces de columpiarse sin problemas con una tela además de hacer muchas otras virguerías con ella.

Si queréis probar esta opción aseguraros que soporten el peso de los niños. Las telas de sarga cruzada, como las de los fulares de porteo o las hamacas, son muy resistentes. También las telas específicas de circo funcionan estupendamente y, además, tienen la ventaja de que son elásticas y ayudan al balanceo. Además, son muy amorosas, se adaptan súper bien al cuerpo. Las dos primeras imágenes son tela de circo. La tercera es tela de fular.

3. Neumático colocado en horizontal

Los neumáticos colocados en horizontal, sujetado por tres puntos que se unen arriba, en un tornillo giratorio, son otra opción para niños a partir de los 2 o 3 años, ya sabéis que esto de la edad siempre es relativo, jeje.

Al estar unidos por el tornillo giratorio el columpio gira sobre sí mismo a medida que los niños van tirando el cuerpo hacia atrás. Además, si el neumático está colocado bajito los niños pueden subir solos, generalmente al principio entran por la parte interior del neumático y a medida que van creciendo… entran por fuera también.

Los más pequeños no podrán columpiarse en sentido estricto con ellos pero sí girar y balancearse.

Es una opción, además, que permite columpiarse colectivamente, pues caben 2 o 3 niños a la vez.

Existen otras opciones y mucho más a comentar de cada uno. Espero poder tener pronto a Carme y Pitu, de El Nou Safareig, en el blog y hablar con ellos largo y tendido sobre otras opciones y sobre todo, como colocar cada uno de estos columpios, a qué altura, en qué lugar, con qué pavimento amortiguador, etc.

¿DÓNDE ENCONTRAR ESTOS COLUMPIOS?

Encontrar este tipo de columpios en los parques es francamente complicado, lo sé, pero quería expresar estas reflexiones para intentar difundir la idea de que los columpios para bebés no son necesarios, sino todo lo contrario, pueden ser incluso contraproducentes, así como mecerles constantemente.

Partiendo de aquí, podemos poner columpios más adecuados, en función de la etapa de desarrollo, en casa, en el patio… Y en los parques… podemos buscar aquellos con columpios normales y bajitos, para que los niños puedan experimentar por sí mismos como subir, columpiarse… Y si queremos mecerles sí o sí busquemos alternativas que no les confundan o impidan empezar a comprender la mecánica del columpio, como por ejemplo los columpios de tela de araña o de red. En estos columpios pueden estar estirados disfrutando del balanceo sin más.

columpio araña red

Columpiar a los niños y los columpios de seguridad pueden ser divertidos, pero ofrecerles opciones para que puedan hacerlo por sí mismos es mejor aún.

Un abrazo,

Clara

Quizás también te interese:

El efecto de la naturaleza en los niños. 7 cambios positivos.

¿Cómo debería ser el patio de la escuela?

Cómo preparar un jardín para niños en casa. Especial espacios pequeños.

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

8 comentarios sobre “¿Son adecuados los columpios para bebés? ¿Y columpiar a los niños? Alternativas más apropiadas.

  1. Hola! Enhorabuena por tu blog, es fantástico. Aunque en esta ocasión no estoy de acuerdo contigo. El movimiento de un columpio tiene múltiples beneficios (algunos curiosos como la disminución de mareos en el coche,). Los columpios de bebés son fantásticos para que los más pequeños puedan ser columpiados a gran velocidad (con un columpio convencional no se puede aplicar la misma velocidad). Sin embargo, no son excluyentes porque los más mayores pueden desarrollar su imaginación para aprender a usarlos (yo he visto a niños mayorcitos subidos en estos columpios columpiándose de pie). Muchas gracias.

    • El artículo está pensado para niños a partir de un edad de 2 años más o menos (y así se especifica), momento en el cual pueden empezar a probar, subir… Los columpios de bebés impiden el correcto movimiento del torso y, en ese sentido, no me parecen adecuados. Al final del artículo sugiero que si les queremos mecer sí o sí busquemos aquellos que no confunden acerca de la mecánica del columpio, como los columpios de red, de rueda…

      Creo que es importante plantear la necesidad de colocar columpios en los parques que permitan más fácilmente a los niños empezar a columpiarse por sí mismos. Por supuesto, no me refiero a niños con necesidades específicas de integración sensorial. Un abrazo guapa, Clara.

  2. Buenos días, muy interesante y acertado el articulo creo que no son muy adecuados los columpios para bebés por lo que señalas de que no se pueden mover y creo que no favorecen el buen desarrollo de los niños, también quería apuntar que creo que uno de los problemas de los columpios es que el niño en determinadas edades se convierte en jefe y dueño del columpio por lo que considero que hay que controlar un poco este tema y hacer que lo compartan, a veces este problema lo tienen los adultos que les dan ese poder, creo mucho en los columpios nido que permiten la socialización de los críos y chavales. Nosotros en bdu tenemos incluso columpios de 1500 kg para incluso 6 adultos ademas del de 4,75m de altura y un sin fin mas de posibilidades.

    • Hola Martín, gracias por comentar. La verdad que el tema de la monopolización de columpios es complejo… En el caso de los niños más pequeños… los hay que monopolizan pero también los hay que son arrancados del columpio por sus padres en cuanto hay alguien esperando, casi sin tiempo ni explicación. Un buen acompañamiento siempre es necesario. En el caso de los más mayores… en mi experiencia he de decir que si los niños pequeños piden el columpio suelen compartirlo sin problema. Cuestión distinta es… si los parques están pensados para niños más mayores (que creo que no) y por eso suelen monopolizar columpios, a veces ni los usan, solo se sientan y charlan. Por eso, estoy de acuerdo contigo que los columpios colectivos son estupendos, favorecen la socialización y el juego en equipo. Desconocía que podían aguantar tanto peso. Gracias, abrazo, Clara.

  3. No me queda más remedio que apuntarme a tu blog. He caído ya varias veces en él y solo encuentro cosas útiles.

    Las ideas de los columpios me han gustado aunque no estoy muy de acuerdo, porque voy viendo la evolución en mis hijos y esa autonomía surge igual. Pero vamos, me parece un punto de vista interesante igualmente 🙂

    • Gracias Monstrua, que bien tenerte por aquí. Sobre los columpios… Por supuesto, todos los niños acaban aprendiendo columpiarse. Pero no es menos cierto que durante la etapa en la que no saben esperan que alguien les columpie, mientras que si ofrecemos opciones para que puedan hacerlo por sí mismos es mucho más gratificante para ellos y su autoestima. Un abrazo, Clara.

  4. Hola, Clara, he descubierto tu blog y me encanta, tenemos un pequeño patio que estoy adaptando para mi hija de tres años.
    Le quité justo el columpio de smoby evolutivo y le he cogido una tabla redonda de madera que està atravesada con una cuerda, la he puesto muy bajota pero le cuesta aún subirse, valoraba la escalera y lo del fular me encanta, necesito algo para colgarlo o con pasarlo por una rama o viga y hacer un nudo me valdría?
    En tu foto del fular naranja veo un nudo, es simple? Dos lazadas y lo aguanta?
    Graciaspor tus ideas ❤️

    • Hola Mónica, muchas gracias. Sobre la tela… sí, para soportar el peso de los pequeños con un doble nudo es suficiente. Haz un primer nudo y el segundo apriétalo bien fuerte. Nosotros nunca hemos tenido problemas así. Sobre el columpio circular… Puedes probar a poner un escaloncito o tronco, que le ayudará a llegar mejor al columpio y a la vez, al saltar del escaloncito le será más fácil empezar a balancearse. No sé si se entiende, si no escríbeme y te paso alguna imagen en que se vea la idea. Un abrazo, Clara.

Deja un comentario