Pintar con hielo: ¡El arte más refrescante!

Pintar con hielo ofrece, más allá de la experiencia artística, una sensación sensorial añadida: ¡el frío! Yo no sé a vuestros peques, pero al mío le encanta el frío. Siempre quiere bañarse en agua fría, comer la comida fría, beber el agua de la nevera… me imagino que ese contraste de temperaturas, entre la suya propia y el objeto/comida que está frío, les permite sentir mejor que sucede y activa todos sus sentidos. ¿No notas perfectamente como el agua va al estómago cuándo la bebes muy fría? Pues los peques también. Pienso que por ahí van los tiros, es una … Read more…

¡Comparte si te ha gustado! ;-)