Por qué los materiales de cartón liberan la imaginación de los niños

Todos sabemos que el cartón es un material que atrae a los niños. Es un clásico verles disfrutar entrando en cajas de cartón para transformarlas en casitas, en coches, en gigantes… Es juego simbólico puro: adoptar un material u objeto para transformarlo en otro, según sus propios deseos e inquietudes.

¿Pero por qué el cartón tiene tanto éxito? ¿Por qué le es tan fácil a un niño convertirlo en multitud de cosas más?

Creo que la razón estriba en el potencial del material. Tan sencillo y abierto, tan flexible y polivalente… Su color marrón suave no llama poderosamente la atención, no sobre estimula, lo que deja espacio para que ese material se llene de ideas nuevas e imaginación.

Las cajas, tubos y placas de cartón vienen sin manual de instrucciones. ¿Cómo funcionan? ¿Qué son? Sin duda, esas preguntas las responderán los niños, con su quehacer/jugar diario, imaginando cuanto quieran o necesiten.

Por ello, en casa hace tiempo que recolectamos elementos de cartón como materiales de juego de alto valor educativo y lúdico, si es que acaso son cosas distintas.

jugar materiales cartón

BENEFICIOS DE LOS MATERIALES DE CARTÓN COMO ELEMENTOS DE JUEGO

Pero más allá de que sencillamente les encantan… ¿Qué beneficios puede tener jugar con materiales de cartón?

1. FOMENTAN EL VALOR DEL RECICLAJE

Usar este tipo de materiales para el juego transmite la noción y el valor de reutilizar. No todo se compra, no todo tiene porque ser nuevo, podemos aprovechar los envoltorios para jugar y crear.

Lo que para muchos es un “deshecho” para los niños puede ser una oportunidad estupenda para dejar volar la imaginación.

2. FOMENTAN LA OBSERVACIÓN

Ligado con el punto anterior, el hecho de que podamos obtener los materiales de cartón de nuestro entorno, a partir de aquello que usamos a diario, nos obliga a prestar atención para descubrir nuevos elementos de juego.

Puede empezar el adulto observando y preguntándose ¿Qué envoltorios pueden ser interesantes para jugar? ¿Es oportuno incorporar esta caja de cartón o este tubo, o esta bandejita como elemento de juego?

Pronto los niños adoptarán esa actitud también, adivinando e inventando nuevos usos para un sinfín de cosas y materiales que observen.

Lo que me gusta especialmente de los materiales de cartón es que no solo son elementos de juego sino que permiten a los niños buscar sus propios recursos para jugar.

3. FRAGILIDAD (Y POSIBILIDAD DE DESTRUCCIÓN) DEL MATERIAL

Quizás parezca que la fragilidad de un elemento de juego es negativa. Para mí, en este caso, es todo lo contrario. Acostumbrarse a jugar con materiales de cartón, que son relativamente frágiles, que tras mucho uso se ablandan, es también positivo para el aprendizaje. Les ayuda a ser cuidadosos si quieren conservarlo por mucho tiempo.

Pero la vez, al ser de reciclaje, pueden destruirlos (reconstruirlos) o transformarlos libremente, si necesitan hacer ese proceso. Por ejemplo… pueden construir torres con cajas de cartón y destruirlas. ¿Caerán las cajas? ¿Cómo funciona la gravedad?

jugar destruir torres cajas cartón

O bien pueden cortar los tubos de cartón, modificarlos, pegarlos, etc.

4. DESARROLLO (O RESPETO) DE LA IMAGINACIÓN

Los materiales de cartón son elementos de juego no estructurado. No son nada en concreto, no son una muñeca, ni un coche ni un avión, aunque pueden ser todo eso y mucho más. Según su forma y tamaño inspirarán a los niños multitud de cosas e ideas distintas, también en función de la etapa y necesidades de ese niño en concreto.

Me gusta pensar que estos materiales liberan la imaginación de los niños en el sentido de que no la frenan, porque no son nada predeterminado que ya nos lleve a jugar a algo en concreto, sino que son solo un punto de partida para desarrollar la creatividad y la imaginación que ya traen los niños de serie.

ACOMPAÑAMIENTO DEL ADULTO CON LOS MATERIALES DE CARTÓN

Pero para que esa imaginación despegue es importante también que el adulto la respete.

¿Qué actitud ha de tener el adulto frente a las cajas de cartón? Quizás te sorprenda la pregunta, pero la respuesta es importante porque el adulto no ha de entrometerse, puede acompañar, puede estar presente pero debería limitar las sugerencias.

Por supuesto, debiera ser así en la mayoría de juegos. Pero con los materiales de cartón y especialmente con las cajas sucede algo muy curioso… a menudo nos resulta inevitable querer mejorar sus inventos “si hiciéramos una ventana por aquí… una puerta por allá…”.

Cuando un niño imagina que una caja de cartón es un coche el juego ya es completo en sí mismo. Los adultos tenemos siempre la inercia de ir a convertir esa caja de cartón en un coche más real, sugerimos añadir ruedas, quizás un volante… Pero de esta forma también estamos limitando las posibilidades de la caja. De golpe solo será un coche y perderá todo el potencial que tenía (podría haber sido una casa también, una mesa o vete a saber cuántas cosas más).

Y el niño no lo necesitaba. El podía ver el coche en la caja sin necesidad de transformarla.

jugar cajas carton

Por supuesto, no quiero decir con ello que los adultos no podamos crear juguetes con cajas de cartón. Si podemos comprarlos también podemos construírselos, pero entonces ya es una actividad nuestra, algo que queremos ofrecer, pero no juego o imaginación del niño. Quizás el juego vendrá después, pero ya estará modulado por la creación del adulto y, por lo tanto, requerirá un ejercicio menos creativo por parte del niño.

Tampoco quiero decir que jamás sugiramos alguna idea… lo que digo es que de forma habitual procuremos no  “tunear” todo aquello que sale de su imaginación. Quizás no nos demos cuenta pero esos pequeños “consejos” pueden a veces destruir por completo un momento de imaginación único.

Aunque me reitero, no es que no podamos construir nunca nada para los niños. Incluso en ocasiones podemos construir algo juntos, pero cuando el pequeño está creando… cuando está jugando, en ese momento no deberíamos interrumpir.

POR QUÉ LAS CAJAS Y TUBOS DE CARTÓN SON UN ÉXITO ASEGURADO

Pero resumiendo y volviendo al enunciado del artículo… ¿Por qué los materiales de cartón liberan la creatividad de los pequeños? ¿Y por qué les gustan muchas veces más los envoltorios que los propios regalos?

Seguramente sea porque este tipo de elementos dan libertad creativa al niño. El embalaje viene sin manual de instrucciones, lo pueden usar de la forma que quieran, mientras que lo de dentro, el juguete, sí las lleva.

Por supuesto, hay juguetes muy abiertos, pero en general, suelen servir para un fin en concreto. Y no es que esté mal, puede ser lo apropiado en algunos momentos. Pero los niños cuando juegan también necesitan recrear sus pensamientos y el mundo por sí mismos y, en ese sentido, las cajas de cartón son un soporte excelente para ello.

A todas estas ideas hemos de sumarles, como decía al principio, el hecho de que los embalajes y cajas de cartón están absolutamente presentes en nuestro día a día, en infinidad de productos que compramos,  lo que permite a los niños buscar sus propios recursos de juego, estando atentos al entorno. ¿No es fantástico? De esta forma no solo juegan sino que responden también a su necesidad de conocer e interactuar con el mundo que les rodea.

Seguiremos hablando de materiales de cartón, pero por hoy me despido ya con algo que he aprendido con los años. Para los niños los mejores regalos no van en envoltorios de cartón… aunque éstos, los embalajes, pueden ser un gran regalo, en sí mismos.

Un abrazo,

Clara

 Quizás también te interese:

La importancia del juego como estímulo del pensamiento creativo

La naturaleza, ¿Por qué es el lugar de juego ideal para los niños?

Por qué todos los niños deberían jugar con materiales no estructurados

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

14 comentarios sobre “Por qué los materiales de cartón liberan la imaginación de los niños

  1. Siii, tatalmente de acuerdo! Por eso, en casa siempre hay un carton que nunca tiene una definicion fija. Ademas siempre anda acompanado de unos libros de grande talla en carton y que complementan el juego. Ayer casualmente se agrego una lata de leche vacia, el cual hacia la funcion de silla. Y yo de lejos y de cerca escucho sus juegos, sus creaciones, sus enojos cuando no logra que el carton quede como imagino y sobre todo sus alegrias…
    Gracias Clara

    • Gracias a tí Suchely por compartir tu vivencia. Si es que la creatividad de los niños no tiene límite! Solo hay que dejarles el espacio para que surja. Un abrazo fuerte, Clara.

  2. Me ha encantado el artículo Clara. En una escuela que trabajé hace un tiempo, uno de los ambientes preparados, el de arquitectura, constaba básicamente con materiales reciclados de cartón (tubos y cajas de muchos tamaños) y bloques de madera. Recuerdo que era el espacio de juego que más les gustaba a los niños! Siempre estaba lleno! Para mí fue un gran descubrimiento y en realidad es que reúnen todo lo que un niño necesita para desplegar su juego interno. Gracias por explicarlo tan bien!!

    • Muchas gracias Aguamarina, qué experiencia tan interesante la que escribes. Creo que los niños están tan rodeados de juguetes sofisticados y “tecnología punta” que lo más sencillo es, para ellos, simplemente fascinante y novedoso. Con razón tienen estos materiales, como bien dices, tanto éxito. Gracias de nuevo por compartir tu experiencia. Un abrazo fuerte, Clara.

  3. Comparto plenamente la riqueza que tiene las cajas, rollos y demás para el juego creativo de los niños y también de los adultos!!!
    Comparto en la página de facebook Instituto de Investigación y Formación en Juego.
    Saludos

  4. Maravilloso, me encanta yo que soy la abuela le guardo cajas cajitas y distintas cosas y mi nieta de 1año y 5 meses le encanta encastrar y demas, gracias x compartirlo Annette

    • Annete, gracias por escribir. Que abuela más maravillosa tiene tu nieta! Fantástico, ese juego sencillo de guardar cajitas, que ellos puedan llenarlas, vaciarlas, e incluso ponerse ellos mismos en cajas grandes es fantástico. Que disfrutéis muchos años juntas de esos juegos. Abrazos, Clara.

  5. Me ha gustado mucho este post, especialmente el consejo de que nos acordemos de no tunear todo lo que hacen, que es algo que se suele hacer con buenas intenciones pero, como dices, puede estropear un poco esa creación, teniendo que dar nuestro “toque adulto” totalmente innecesario para ellos. A veces se nos olvida que su mirada es totalmente diferente a la nuestra…

    • Gracias Paula. Sí… yo creo que si siempre mejoramos sus inventos acaban recibiendo el mensaje de que lo suyo nunca está bastante bien… Cuando una creación es siempre única, original y perfecta en sí misma. Aunque no la entendamos porque, como bien dices, su mirada es distinta a la nuestra. Más limpia diría yo. Un abrazo fuerte guapa, Clara.

Deja un comentario