¿De verdad los niños ya no saben jugar? Ideas para favorecer el juego libre en casa

Últimamente escucho a menudo esta afirmación: los niños de hoy en día ya no saben jugar, no como antes.

Y siempre me quedo pensando en este enunciado. ¿De verdad es posible que los niños no sepan jugar? Si es algo innato en ellos, casi tanto como respirar.

Así que eso me lleva a plantearme… ¿Qué es lo que está fallando? ¿De verdad una gran masa de niños ha perdido esa habilidad? Yo creo que no. Creo que el problema no estriba en ellos y me parece justo que cambiemos el punto de mira. Los niños están bien, vienen con lo necesario a este mundo para poder jugar. Lo que ha cambiado es el entorno en el que se desarrollan.

¿Y CÓMO ES ESE ENTORNO HOY EN DÍA?

Pues por lo general, un ambiente demasiado estimulante, ya sea por el exceso de tecnologías o por tener a su alcance materiales y juguetes que funcionan solos y permiten poca acción por parte del niño.

De otro lado, hay una falta de tiempo. Entre semana las horas en la escuela más las extraescolares consumen el tiempo. Los fines de semana, a menudo, también están planificados al minuto. Vivimos tan acelerados que organizamos cada segundo del tiempo libre con actividades y más actividades. Aunque sean lúdicas, aunque sean divertidas… a veces el niño no necesita eso, sino estar en casa, tranquilo… y con tiempo para poder desarrollar su juego.

Ambos factores, exceso de estímulos y falta de tiempo, conllevan que los niños estén estimulados continuamente. Cuando de golpe están más tranquilos… a veces no saben ni qué hacer. O bien se ponen muy nerviosos, pues su cerebro echa en falta el torrente de estímulos al que están acostumbrados

Así que para que surja el juego libre en casa de forma autónoma es importante que repensemos bien el entorno en el que los niños crecen. Pues al juego libre, en cierto modo, le pasa como a la libertad… está condicionado por el entorno (y cultura) en el que se desarrolla.

PREPARAR BIEN EL ESPACIO

Para que un niño se desenvuelva y juegue autónomamente en casa es necesario que el espacio esté bien preparado. De nada sirve tener la casa repleta de plastilina o pintura si no la tienen al alcance. Si todos los juguetes están encerrados en armarios tampoco van a ser un reclamo para el niño, etc.

Te dejo 4 ideas básicas para empezar a preparar bien un espacio o zona de juego en casa:

Que el espacio sea sugestivo. Para ello, como te he comentado, lo mejor es disponer los materiales a su alcance. Las estanterías abiertas y bajitas son ideales para este fin.

preparar-espacio-juego

Que todo esté (medianamente) ordenado. Como ves, digo medianamente ordenado, jeje. No me refiero a espacios pulcros en los que todo está cuadriculadamente en su sitio. Pero sí que debe haber cierto orden… de lo contrario, no encontrarán nada y no hay nada más desalentador que querer jugar con algo y no tener ni idea de dónde está.

Que el espacio no esté demasiado repleto de estímulos. Es difícil centrarse en algo cuando llegan estímulos de todos lados, ¿verdad? Así que es bueno pensar que colocamos en el espacio de juego y que no.

¿Hay demasiado ruido, colores o trastos de por medio? En este artículo de hablaba de el exceso de juguetes y cómo lidiar con él.

Que se adecúe a su edad. Cuando los niños son muy pequeños a veces los padres estamos tan emocionados que nos aceleramos, me incluyo. Queremos ofrecerles materiales de calidad, que nos gustan… pero quizás es pronto. No hay prisa. Por suerte… creo que este “mal” se va pasando con los años y la experiencia, jeje.   

REPENSAR QUÉ MATERIALES Y JUGUETES TIENEN A SU ALCANCE

Ya te hablé en este post sobre la importancia de ofrecer juguetes de calidad, en el sentido de ofrecer materiales que aportasen calidad en la experiencia (imaginar, descubrir, crear…). Pero creo que es interesante plantearnos también dos preguntas básicas.

1. ¿QUÉ LES INTERESA A MIS NIÑOS?

Esta es una pregunta básica para poder ofrecer a los niños materiales que les resulten interesantes. Podemos llenar la casa de materiales que nos recomienden en muchos lugares como “óptimos o ideales” pero si no despiertan el interés del niño se van a quedar en la estantería cogiendo polvo. ¿O acaso leemos nosotros un libro que no nos suscita ningún interés, por más que sea un bestseller?

Eso no significa que solo deban tener lo que verbalizan o piden. Por ejemplo, si le preguntas a Terrícola rara vez pedirá un puzle o colores para pintar. Pero sé que cuando los tiene al alcance los usa y disfruta.

Por eso os invito a observar a vuestros peques. ¿Con qué juegan? ¿Tienen interés en las profesiones? ¿Son más fantasiosos? ¿Qué despierta su interés? ¿Qué le puede ir bien a un niño en concreto?

2. ¿QUÉ QUEREMOS QUE SUCEDA EN CASA?

Y esta es otra pregunta que me parece importante plantearse. ¿Queremos que jueguen con tecnología sí o no? ¿Queremos que tengan espacio para correr y saltar? ¿Queremos realmente que jueguen de forma autónoma? Y con ello me refiero a ser capaces de dirigir su propio juego, de “actuar” según sus propios dictados internos, sus gustos, sus inquietudes…

En ese caso, ofrezcamos materiales que se adapten a esas inquietudes y minimicemos los aparatos tecnológicos, que tanto les absorben y desconectan.

DE ACUERDO, LO HE HECHO TODO PERO NO JUEGA POR SÍ MISMO. ¿POR QUÉ?

Pues la verdad es que no hay una respuesta única para ello y es posible que sean muchos factores combinados entre sí. Cada niño, su historia, su familia y entorno son únicos así que no sirven las respuestas generales.

Pero sí quiero dejar aquí algunas reflexiones por si a alguien le sirven:

– ¿Los padres nos entretenemos autónomamente sin tele ni móvil?  Porque si estamos todo el día con el teléfono en las manos es normal que nos pidan teléfono. ¿Somos capaces de pasar un buen rato leyendo, jugando o disfrutando con algo? Seguro que no te sorprendo si te digo que los niños nos imitan, y mucho.

– ¿Están los niños muy dirigidos y ocupados todo el día? Quizás sea buena idea repensar qué extraescolares hacen los peques (si las hacen) y procurar el máximo tiempo posible de actividad libre, sea la que sea. Por ejemplo… salir al parque, al campo… O si quieren hacer extraescolares pensar en aquellas más abiertas, como los talleres de psicomotricidad, danza libre, grupos de juego…

– ¿Cómo se siente ese pequeño en ese momento o etapa? Es una pregunta un poco grande, lo sé. Pero es posible que tenga miedo a probar cosas nuevas, a equivocarse, o a estar solo con una nueva situación u objeto. Yo no voy a entrar en profundidad de este tema, es algo enorme para hablarlo en un post y seguro hay personas que os pueden acompañar de forma cercana. Pero quería apuntarlo como idea porque a veces inconscientemente les achuchamos o culpabilizamos (venga, pero juega, con todo lo que tienes… y todos estos juguetes y materiales tan sensacionales que te ofrecemos…) y es posible que sencillamente tengan miedo (a no saber, a equivocarse…) o no sepan por dónde empezar.

– ¿Estamos los padres presentes? Porque el niño necesita sentirse libre para jugar y desarrollarse, pero también saber dónde encontrar la mano del adulto cuando la necesita.

los-ninos-ya-no-saben-jugarEn la imagen, el peque ha creado un helicóptero con materiales de casa. ¿Veis el helicóptero o no? Jeje.

Y esto es todo lo que quería contaros sobre este tema. Termino ya haciendo hincapié en la pregunta del título ¿De verdad los niños ya no saben jugar? Yo confío en que sí son capaces, que los niños son imaginativos y competentes, solo necesitan ambientes y entornos que les permitan desarrollar esa capacidad innata para jugar, de forma libre y autónoma, según sus propios intereses e inquietudes.

Un abrazo,

Clara

Opt In Image
¿Te ha gustado el artículo?
Regístrate GRATIS y te mandaré las novedades del blog.

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

14 comentarios sobre “¿De verdad los niños ya no saben jugar? Ideas para favorecer el juego libre en casa

  1. Agradezco su artículo y comparto gran parte de las ideas.
    Durante la infancia el momento de cada día que más se desea y que alcanza un elevado nivel de desarrollo integral de los hij@s es el tiempo que comparten con su familia y de un modo lúdico.
    Por tanto, el mejor consejo que podemos ofrecer como educadores es disfrutar del mayor tiempo posible jugando en familia.

    • Gracias Paula, me alegro tenerte por aquí!! Sí, en los países del norte nos llevan mucha ventaja, jaja. Hay más tiempo para disfrutar con los niños y muchas propuestas que, espero, vayan llegando o que creemos nosotros las adecuadas a nuestra cultura. Seguid disfrutando! Un abrazo guapa, Clara.

  2. Me agrada que te hayas referido a los Padres. Creo que ellos mismos, que también sufren el sedentarismo social, agradecerían participar de eventos tan simpáticos…..

  3. Hola, gracias por el artículo. Vivo en Argentina y acá los grupos de juego no son nada comunes. Tienen información al respecto para que pueda leer sobre eso?

    • Hola Laura, ¿Qué es lo que te interesa en concreto? Para poder pasarte una información más concreta. Abrazos, Clara.

  4. Ademas de la ocupacion del tiempo y de los espacios interiores esta el tema del espacio exterior en las cuidades. Antes lo niños salian a la calle y jugaban, suerte si tenian una pelota o una cuerda, no habia mucho mas. Ya en nuestra generacion (tengo 40) habia parques pero no siempre ibamos al parque, jugabamos todavia mucho en placitas o en calles tranquilas con eso una pelota una goma o una cuerda pero no siempre teniamos eso y no hacia falta, ya nos buscabamos los juegos. Ahora los niños cuando salen al exterior y se relacionan jugando en parques donde hay columpios, los columpios están genial pero también hacen que haya menos juego espontaneo en grupo. Lo que los niños tiene muy poco es espacio exterior con otros niños y a jugar, sin nada mas, no se si me explico. Creo que de ahi viene esto de que ya no saben jugar como antes. Es que no tienen la oportunidad.

    • Totalmente de acuerdo en que tienen menos oportunidades para jugar y que, cuando las tienen, el entorno es mucho más estructurado, lo cual permite menos imaginación y creatividad. Precisamente por eso digo que hay que cambiar la mirada, no son los niños los que han cambiado, sino el entorno, la vida y sus rutinas modernas (y eso incluye también el diseño de espacios para niños y los materiales de juego). Hemos de convencernos de que, en el juego, menos es más. Un abrazo fuerte, Clara.

  5. Me ha gustado mucho. Mi hijo va al parque casi todos los días. Disfruta de su tiempo en el parque. En casa apenas juega solo. Vamos nunca. Tiene juguetes que intentamos que sean educativos….. pero no hay forma. Tiene que jugar siempre con un adulto y no sabemos cómo actuar…

  6. Gracias por el artículo, compartimos visión sobre cómo debería ser el juego en el niño. El juego es la situación de aprendizaje natural, todo es juego.
    Estoy muy interesada en conocer más sobre los grupos de juego, actividades que se hacen, filosofía, metodología didáctica. Gracias. Un saludo

Deja un comentario