6 propuestas para jugar a construcciones en verano

Ha llegado el verano y con él las horas de sol y mucho tiempo libre para los más pequeños. Eso nos da la oportunidad de explorar nuevas propuestas y de salir un poco más al exterior.

Es por eso que hoy me apetecía hablaros de posibilidades del juego de construcciones al aire libre, porque aunque lo solemos asociar a una actividad de interior lo cierto es que los niños construyen en cualquier lugar y con cualquier material que tengan a su alcance (o con pluralidad de ellos, siempre que puedan combinarse entre sí).

Para mí el juego de construcciones es muy interesante porque se extiende a lo largo de todas las etapas del desarrollo. Más o menos a partir del año, en cuanto los niños ya tienen cierta motricidad para coger y soltar objetos empiezan a apilar pieza sobre pieza. Y a partir de ahí, es un juego que evoluciona y adquiere complejidad pero siempre está presente.

En el juego de construcciones los espacios exteriores ofrecen, además, valiosas experiencias que no siempre son posibles en el interior. Al aire libre nuevos inputs aparecen en la apreciación y análisis del espacio y cobra mucho más sentido que los niños puedan aprehender y manipular los elementos del entorno para construir.

Pero no solo podrán servirse de cuánto hallen para construir sino que, además, pueden jugar con otros elementos naturales para darles más contenido a sus construcciones. Por ejemplo, más allá del simple hecho de construir… ¿Puede la luz solar modificar o embellecer nuestras construcciones?

Pues de todo ello quiero hablaros hoy, a través de diferentes ideas que hemos ido probando y experimentando con el tiempo. Como siempre os digo, os doy ideas y propuestas para que podáis preparar los espacios y los materiales, nunca para proponer un sinfín de actividades guiadas y dirigidas. Confiad en que cuando tienen los elementos necesarios surgen las mejores ideas, a veces distintas a lo pensado, pero siempre perfectas, válidas y, sobre todo, significativas para ellos.

1. CONSTRUIR CON TRONCOS Y TRONQUITOS

Muchos bosques tienen un montón de ramas y troncos caídos por el suelo. Esos materiales  suelen ser protagonistas de muchos juegos, pero con ellos se pueden también construir. Por ejemplo, se pueden hacer cabañas con ellos.

Una técnica muy sencilla consiste en primero colocar troncos más gruesos contra un árbol y después poner los tronquitos más pequeños o ramas con hojas por encima, para ir dando tupidez a la construcción. Y queda una cosa tal que así, mirad la foto.

Lo que me gusta de las cabañas en el bosque es que construyen con una finalidad. Dedican tiempo a construir y después la obra se convierte en un nuevo escenario de juego.

Pero no siempre es necesario estar en el bosque para construir con troncos y ramas. Por ejemplo, no hace mucho, fuimos a casa de los abuelos y mi padre había podado un árbol en el jardín. Al ver los troncos el peque hizo esta construcción. No terminó siendo nada concreto, más bien fue una obra artística, pero disfrutó de lo lindo apilando sin parar y colocando de aquí para allá.

2. CONSTRUIR CON GRANDES PIEZAS DE MADERA

Otra opción para construir al aire libre es usar grandes piezas de madera. Nosotros tenemos unos “bloques” que no son más que bigas largas de madera cortadas en medidas de 5, 10 y 20 cm.

Como es un material tosco y económico las tenemos todo el año al aire libre y pueden mancharse y mojarse sin problemas. A lo largo del tiempo han inspirado distintas ideas. Desde la simple construcción con ellas hasta el uso de un cemento para hacer una edificación mucho más sólida.

En estas primeras imágenes podéis observar una construcción que hizo el peque, a modo de puente o similar. Después, como se trataba de piezas grandes… la gracia estaba en arrojar todo lo construido y hacer un grande estruendo, jeje.

Y en estas otras imágenes ya estamos ante una construcción mucho más trabajada, pues usa un cemento muy profesional, ¡barro! Me acuerdo de lo que disfrutó poniendo el cemento y los tochos, uno a uno, para hacer su construcción.

3. CONSTRUIR CON HIELO

¿Habéis probado alguna vez de construir con grandes cubitos de hielo? Es toda una experiencia. Algunos cubitos cuestan de apilar, otros quedan pegados entre sí convirtiendo la construcción en indestructible…

Si queréis probar es tan sencillo como congelar agua en la mitad de abajo de bricks de leche, tuppers de plástico o la parte de abajo de botellas… lo que se os ocurra o uséis en casa. Podéis añadir colorante si os apetece, aunque no es necesario.

El peque acabó agenciándose guantes de esquiar y unas pinzas de cocina para manipular los hielos porque estaban muy fríos, jeje.

Construir con hielos grandes es tan solo una propuesta. Al final cada niño termina jugando y explorando a su manera. La verdad es que observar cómo se deshacen es ya, de por sí, sencillamente fantástico.

4. CONSTRUIR CON MATERIALES TRANSLÚCIDOS Y LA LUZ DEL SOL

Al aire libre también podemos aprovechar para construir con materiales translucidos. En lugar de experimentar siempre con la mesa de luz podemos salir a fuera o bien acercarnos a la ventana y aprovechar que los rayos de sol dibujen preciosas sombras coloreadas.

Unos materiales que funcionan realmente bien para este fin son los Magna Tiles. Son unas piezas separadas, magnéticas y translúcidas que permiten hacer construcciones con facilidad. Al peque le encantan y puede pasar mucho rato montando y desmontando edificaciones, trenes o lo que sea con múltiples variantes. ¡Pocos materiales de juego le han gustado tanto!

Mirad la imagen y observad la sombras. ¿Son geniales o no? Ahora en verano lo ideal es jugar con ellos a primera y última hora del día, porque las sombras son más largas y los efectos más bonitos y también para evitar quedar derretido bajo el sol, jeje.

Si os gustan los Magna Tiles podéis encontrarlos en Jugaia, en sets de 32, 48 o 100 piezas.

Y aquí podéis observar otros materiales que hacen unas sombras preciosas, muy intensas. La verdad es que cuesta diferenciar dónde acaban los bloques y dónde empiezan las sombras, ¿verdad?

Son unos bloques acrílicos translúcidos que crean efectos espectaculares. Reflejan mucho la luz así que a horas de mucho sol es mejor jugar dentro con ellos y jugar con los reflejos que se crean en un espejo que incluye el propio material, como podéis observar en la foto de arriba.

Si os gustan estos bloques los nuestros son estos de aquí, de Jugaia también.

5. CONSTRUIR CON PIEDRAS

Elevar torres con cantos rodados es una actividad que puede surgir tanto en las excursiones al río como en las salidas a la playa. Por supuesto, también en la montaña o en cualquier lugar en el que encontréis piedras, aunque los cantos rodados al ser más planos y lisos pueden facilitar la tarea.

¿Y qué posibilidades ofrecen las piedras? Los niños tendrán que evaluar bastantes variables antes de tener éxito: hay que encontrar un suelo llano, después las piedras adecuadas, probar si es mejor que las piedras anchas vayan debajo o si, por el contrario, es posible otra forma de encontrar el equilibrio, etc. etc. Vaya, que tienen entretenimiento y concentración para rato, jeje.

6. CONSTRUIR CON ARENA Y/O EN LA PLAYA

Por último, os dejo aquí un clásico del verano. Construcciones en la playa, que se pueden hacer tan fácilmente como dejando deslizar la arena bien mojada y que parezca una edificación de estalagmitas, jeje.

Y hasta aquí todas las ideas que os quería enseñar hoy, por si os inspiran en algo o bien os ayudan a ver las posibilidades del juego de construcciones al aire libre. A mí es una posibilidad que me gusta especialmente porque los niños pueden modificar su entorno o nutrirse de él para desarrollar su juego y eso siempre es maravilloso, ¿verdad?

Que disfrutéis construyendo este verano.

Un abrazo,

Clara

Quizás también te interese:

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

2 comentarios sobre “6 propuestas para jugar a construcciones en verano

Deja un comentario