Ensuciarse es bueno para el desarrollo y aprendizaje de los niños

LOS NIÑOS TIENEN DERECHO A ENSUCIARSE

No hace mucho estábamos en una oficina bancaria. Mientras esperábamos nuestro turno… un niño de año y medio más o menos se sentó en el suelo, empezó a gatear y mirar la oficina. El suelo estaba reluciente y brillante, de estos que están tan encerados que te ves hasta reflejado en el suelo. Pero su madre de repente le gritó un “¡¡¿Qué haceeees??!! ¿No ves lo sucio que está el suelo?”. Luego lo cogió de un zarpado, lo puso en la sillita, lo ató y fin del problema.

Ese niño no se ensució, no. Pero tampoco jugó, ni exploró el espacio en el que estaba, ni resolvió su aburrimiento mediante su propia creatividad. No. Por contra, estuvo atado a una silla observando dispositivos y juguetes externos a sí mismo.

Estoy convencida que la mayoría de madres y padres hace lo que cree mejor para sus hijos y, seguramente, entre esas creencias está la de que la higiene es importante para la salud de los pequeños.

Pero me gustaría contribuir a cambiar esa visión. La higiene es importante, por supuesto, hasta cierto punto. Pero si nos pasamos de largo… estamos perjudicando seriamente la salud de los niños. De un lado la salud física, ya que su sistema inmunitario se queda en el paro y sin trabajo, de forma que tiene que inventárselo para seguir activo y empiezan a surgir así más casos de alergias o asma. De otro lado su salud emocional. Por ejemplo, el contacto de los niños con el barro y la tierra hace que su cerebro genere más serotonina, lo cual incrementa sus niveles de felicidad y la capacidad de concentración (escribí sobre los beneficios de jugar con barro en este artículo, por si quieres profundizar).

derecho niños ensuciarse

Pero sobre todo, lo que se ve perjudicado cuando no dejamos que se manchen es su desarrollo y aprendizaje. Los niños tienen que descubrir el mundo con sus propias manos. Tienen que poder aprehenderlo para aprender.

¿Cómo van a tener sed de conocimiento si no les dejamos experimentar el entorno que les rodea? ¿Cómo van a descubrir el mundo si no pueden experimentarlo?

En esta fotografía de aquí abajo el peque crea el charco él solito, luego se moja el pelo y prueba a recoger el chorrito de agua que cae de su cabeza con un vaso. Puede parecer que está embadurnándose porque sí, pero hay mucho más detrás. Motricidad, coordinación, afinar la puntería, diversión… Cabría pensar que puede hacer lo mismo con agua limpia. Pero estas ideas y expresiones solo surgen tras largo rato de experimentar, probar… dejando que el juego evolucione sin frenarlo. Estoy segura que de haberle interrumpido y haberle sugerido que hiciera lo mismo con agua limpia… hubiera desaparecido ese momento de experimentación y descubrimiento.

Niños derecho a ensuciarse

LOS ADULTOS, LA SUCIEDAD… Y LA ROPA DE JUEGO

En general, a los adultos nos preocupan las manchas. La anécdota que he contado al principio del artículo no es aislada. En otra ocasión, por ejemplo, estábamos en un precioso parque que acaban de inaugurar en nuestro pueblo. El suelo es de arena y las estructuras son de madera natural. A los niños les encanta. Pues bien, había un grupo de adultos charlando muy indignados sobre el parque, decían algo así como “Está claro que el Ayuntamiento sólo ha pensado en los niños a la hora de hacer el parque, pero no ha pensado en las lavadoras que hemos de poner los adultos!!”.

¿Y en quién se tiene que pensar para hacer un parque? ¿En los niños o en las lavadoras? Qué pedirían los niños si se les preguntara… ¿Parques interesantes y divertidos o parques en los que no se puedan manchar?

Quizás el problema sea, pensé, la ropa que llevan los niños. ¿Qué deberían llevar puesto para jugar? En mi opinión, la misma ropa que todo el día, porque eso es lo que deberían hacer la mayor parte del tiempo: jugar.

Yo misma pensaba hace tiempo que para jugar a fuera y poderse manchar gustosamente… ropa vieja. Pero la realidad es que lo que hace el peque la mayor parte del tiempo es jugar a fuera, mancharse de barro, tierra y hierba… y lo hace en cualquier momento, en lugares incluso en los que no pensaba que pudiera mancharse mucho…

ensuciarse es bueno para desarrollo y aprendizaje niñosEn la imagen, Terrícola un día cualquiera en un parque cualquiera. ¿Véis como queda la ropa?

Así que con excepción de la ropa impermeable para el invierno (porque jugar mojado y con frío no es nada divertido) he dejado de creer en la ropa especial para jugar porque creo que esa debería ser la norma en su ropa: toda la ropa de un niño debería ser apta para jugar y mancharse. En todo caso, los peques deberían tener ropa especial y bonita para días y  ocasiones especiales, no al revés.

Y es importante que los padres podamos tolerar la suciedad porque si estamos muy pendientes de ello, si sufrimos demasiado por las manchas o la higiene… los peques lo captan e intentan amoldarse a nuestras expectativas. Muchos niños acaban no queriendo tocar el barro, la pintura o la plastilina con las manos porque lo han percibido como algo negativo. Y eso puede tener consecuencias negativas, tales como:

– Rigidez en el cuerpo, cuando limitan sus movimientos por miedo a ensuciarse.

– Dificultades en el aprendizaje, porque antes de un aprendizaje mental y cognitivo hay un primer acercamiento con el cuerpo y la propia vivencia.

Por todas las razones expuestas es tan importante que los niños tengan libertad de ensuciarse. Hay que asumir que mientras los niños aprenden, descubren, exploran… se manchan. Ensuciarse es la constatación fehaciente de que los niños han estado aprovechando el tiempo! Veámoslo como algo positivo, como señal de que han aprendido mucho, de que es bueno para su salud física y emocional… y si aún y así no lo vemos claro… permitámoslo solo porque es divertido. No les privemos de la mejor parte del aprendizaje.

Un abrazo,

Clara

Quizás también te interese:

– Por qué jugar con botas de agua aunque haga sol

– 9 rincones de lectura para niños al aire libre

6 razones para jugar a fuera cuando llueve o hace frío

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

12 comentarios sobre “Ensuciarse es bueno para el desarrollo y aprendizaje de los niños

  1. Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. por algún motivo la gente no deja que los niños se manchen! Con las lavadoras y productos de limpieza que tenemos!! Es que ayer justo pensaba en este tema porque mi hijo estaba jugando con plastilina y una niña de solo cuatro años vino a avisarme con la alarma de que era naranja!! Y la semana pasada en el parque porque estaban jugando con agua y si se marchaba tenía que ir a casa a cambiarse, me acerque a la señora (era la abuela de la niña) y la dije en plan amistoso, parafraseando a papa pig “solo es agua”, pues cuando me alejaba la escuche hacerme burla “solo es agua, solo es agua” estoy hablando de 3 niños de siete años con 1 solo globo de agua a 25 grados de temperatura! Luego dicen de los niños de ahora pero es que los adultos no se lo ponemos nada fácil! Y a las niñas menos, siempre con vestidos y sandalias preciosos pero horribles para jugar!!!
    Lo malo es que creo que la gente que no deja que sus hijos se ensucien tampoco leen este tipo de blogs por desgracia. Queda mucho trabajo por hacer para regresar a la infancia a un estado más natural.
    Perdón por el rollo, parece que necesitaba desahogarme en este tema, jeje
    Un abrazo y gracias por compartir tus experiencias en este blog.

    • Gracias por comentar Amparo. Tienes toda la razón, no sé lo ponemos nada fácil a los niños hoy en día. Pero poco a poco podemos ir sembrando una nueva conciencia. Soy optimista en eso, jeje.
      Me alegro que tus peques sí puedan disfrutar y jugar gustosamente. Es verdad que si dejas que los niños jueguen con agua en el parque o que se descalcen… vas a centrar todas las miradas… pero creo que eso también ayuda a generar un cambio, algo llegará. Así que seguid disfrutando!!! Un abrazo fuerte! Clara.

  2. Hola, mis niños nunca se han ensuciado, se han llenado de barro, agua, arena, palos podridos, chicles, piedras pequeñas y grandes, gominolas pisadas, mocos, gusanos a veces caca de pájaro y de perro ( mira mama que he encontrado, y en las manos traía caca de perro como un trofeo, je, je, je, je que asco) pero para ellos nunca se han ensuciado, se han ensuciado para algunos adultos que estaban mirando y agobiándose, adultos que cuando eran niños no tenían parques para jugar y jugaban en el barro, arena, piedras, chicles, arboles de sus pueblos mis niños has experimentado y después han sido lavados o bañados para quitarles estas materias tan “Horrendas” par irse a la cama con una sonrisa de lado a lado y con unos padres felices. Nuestra sociedad tan avanzada ha retrocedido en la experimentación de las sensaciones naturales y con la madre naturaleza.

  3. Maravilloso tema y ojala muchos padres pudieran entrar y leer estos blog que son especiales para que los niños aprendan de su entorno y los padres adquieran mas conocimientos y orientación de como deben hacer la vida mas natural a sus pequeños ,gracias Clara por estar aquí

    • Muchas gracias por tu comentario Pedro, me alegro que te haya resultado interesante. Y sí, esa es la idea, los niños tienen que poder aprender del entorno en el que viven e interactuar con él. No podemos recluirlos en entornos asépticos y alejados de nuestra naturaleza. Un abrazo y gracias, Clara.

  4. Mmmm no es tan fácil al menos para mi. Vivo en ciudad. Cuando vamos al campo o a un buen parque me da igual como vengan. Para eso esta la lavadora. Que cojan barro, palos, trepen… Me da igual que traigan el pelo lleno de arena y la cara con churretones. Cerca de casa no es igual. Todo está sucio pero de los coches, la gasolina, aceites, colillas , papeles de vete a saber, botellas pegajosas…. No es la misma suciedad….el polvo de las barandillas aquí no es el mismo que en la aldea de la bisabuela. No es lo mismo estar tirados en la calle al lado de casa, que en el campo o la aldea…

    • Rosa,yo me refería a no detener el juego cada vez que un niño va a mancharse con tierra, barro, pintura… con materiales habituales con los que todo niño debería poder jugar. Pero por supuesto, el sentido común debe imperar y andar jugando con gasolina o colillas no es la mejor idea. Espero que tengáis parques o naturaleza cerca en los que los niños puedan experimentar. Un abrazo, Clara.

  5. Creo que con el tiempo los adultos que rodean a los niños, (padres, abuelos, tíos, cuidadores, etc.) les van transmitiendo a los niños la responsabilidad de “cuidarse de no ensuciarse”, claro allí viene el problema, niños pequeños en vez de estar preocupados únicamente por jugar ahora tienen una primera responsabilidad “no ensuciarse”
    Así se les va limitando su maravillosa infancia…
    Nos pasó en casa con mi sobrinito y como parte de las recomendaciones que nos hizo la psicóloga era más bien que para desarrollar la motricidad gruesa, o algo así, era importante que experimentara con arena, barro… El detalle era que en mi sobrinito estaba tan afianzado el hecho de no ensuciarse que fue todo un lío enseñarle a jugar sin que tenga reparo en el ensuciarse…

    • Sí, así es Eve. Me alegro que tu sobrino al final pudiera disfrutar de jugar sin preocuparse de la ropa, moviendo su cuerpo y jugando con barro y arena. Un abrazo guapa, Clara.

  6. Me encanta el post y lo que propones en él. En mi caso creo que ya he perjudicado algo a mi hijo en ese sentido, aunque al ser consciente intento callarme y cambiar muchas veces. Por ejemplo con la pintura de dedos no quería usar los dedos, solo el pincel, así que un día me puse yo a pintar con los dedos. Él acabó haciéndolo y ahora le encanta. También un día me di cuenta de que le había transmitido que la suciedad era algo malo cuando vi que lloraba cada vez que se ensuciaba o ensuciaba algo. Me sentí fatal, así que empecé a reírme cada vez que yo me manchaba o manchaba algo y él empezó a hacer lo mismo también. Todavía hay muchos aspectos en los que tengo que seguir cambiando, la verdad es que no es fácil una vez le has metido eso en la cabeza sin querer, pero bueno, poco a poco… Ahora mismo el obstáculo más grande en este sentido ya no está en mí, sino en mi marido… A él sí que le cuesta y en muchos aspectos ni siquiera puedo convencerlo… Intentaré leerle este post a ver… Gracias!

    • Hola Paula, gracias por comentar. Creo que lo que dices es precioso. A cada momento hacemos las cosas lo mejor que podemos y no hay que culparse. Si a nosotros siempre nos decían “cuidado que te manchas” es casi inevitable que nos salga lo mismo de forma automática. Lo bueno es darse cuenta y comprender que mientras experimentan se manchan y que no sucede nada. Para quienes no compartan esta visión… puede ser útil observar como disfrutan experimentando sin miedo y cómo decía… guardar la ropa espcialmente bonita para ocasiones especiales. Llevar ropa de recambio encima también puede ayudar. Un abrazo, Clara.

Deja un comentario