Cómo hacer una escoba de bruja o Halloween con ramitas

Se acerca la fiesta de la Castañada, de Halloween, de Samhaín… y en casa teníamos el debate de qué celebrar. “¿Halloween o castañada?, ¿Las dos?”. Un debate que, al menos en nuestra comunidad, sale a menudo, jeje.

Terrícola me contó que prefería comer castañas y panellets, que no le gustan demasiado los disfraces de Halloween… Sin embargo, observo que desde la llegada (o invasión, jeje) de Halloween, ambas festividades están destinadas a convivir, pues los elementos de una y otra se entrecruzan, están vivos ahora mismo en nuestro entorno.

Lo mismo te encuentras un puesto de castañas por la calle, que ves disfraces y dulces de Halloween por todos lados…

Así que pensaba en ideas que pudieran encajar en ambas fiestas… Y en mi lluvia de ideas mental pensé que esta escoba que os comparto tanto podía ser de una brujita de Halloween, que le iba de perlas al atuendo de la “castañera”, que era muy otoñal, natural…

Es muy sencilla y divertida de hacer, así que os comparto el cómo.

QUÉ NECESITAMOS

Como podréis observar en la imagen, hacen falta pocos elementos y son muy sencillos de localizar. Pero os cuento con más detalle.

1. Necesitáis un palo largo, que será el mástil de la escoba. Seguro que en la montaña podéis encontrar uno adecuado.

2. Ramitas que podéis encontrar en el bosque. Nosotros recolectamos ramas de pino que, además con la pinaza que contenían algunas ramitas, nos parecía ideal para la escoba.

Pero podéis buscar ramas de abedul también o de otros árboles que tengáis en el entorno.

La paja también os puede servir o la retama, que es el material con el que se hacían antiguamente las escobas.

Nosotros personalmente la hicimos con las rmitas que podíamos recolectar en el bosque porque nos parecía mejor y más divertido salir a buscar lo que necesitábamos y no cortar ninguna planta.

3. Cordel natural. Si lo tenéis que comprar os recomiendo que sea de cáñamo o yute. ¡Luego os cuento el porqué!

4. Cinta de carrocero o washi tape. Este elemento es opcional.

5. Por último, tijeras, para cortar el cordel, la cinta…

PASO A PASO

Una vez hemos recolectado las ramitas (cuántas más mejor) las colocamos sobre el suelo todas juntas, intentando que queden igual de largas por la parte de arriba, que es dónde haremos el nudo.

Entonces ponemos el palo en medio y lo rodeamos con las ramitas.

A los peques les puede ayudar rodear todas las ramitas con la cinta de carrocero, para que no se desparramen mientras anudan con cuerda. Pero es un paso opcional.

Por último, hemos de anudar las ramitas con la cuerda. Lo ideal es que sea de cañamo y yute y que la mojemos antes de usarla.

Estos materiales encojen al secarse, así que si hacemos el nudo con este tipo de cordeles mojados, una vez secos los nudos seran más tensos y fuertes.

Cuando las ramitas ya están bien anudadas, de forma fuerte, podemos recortarlas para que todas tengan más o menos la misma longitud, si es así como la queremos. Nosotros con los peques las igualamos rompiendo las ramitas directamente con las manos, pero podéis ayudaros de unes tijeras de poda si es necesario.

Y nada, este es el resultado y nuestra versión de una escoba de ramitas.

Por supuesto, es una escoba más decorativa o de disfraz que para barrer eficazmente, aunque aquí la usan en el jardín como rastrillo y hemos observado que es de lo más efectiva para acumular y quitar las hojitas. El único secreto es anudar bien fuerte las ramitas.

¿Os animáis a probar? Es muy decorativa. La podéis colocar en la entrada o en algún otro rincón otoñal. También la podéis usar para completar un disfraz… Y como os comentaba, es útil como rastrillo para exteriores. Aunque lo mejor, para mí, es que tiene un toque ancestral que me encanta. Y quién sabe, si os sentáis en ella como una bruja… ¡A lo mejor echáis a volar!

Un abrazo,

Clara

¡Comparte si te ha gustado!

2 comentarios en «Cómo hacer una escoba de bruja o Halloween con ramitas»

Deja un comentario