Disfrutar al aire libre durante el curso escolar: motivos e ideas

La escuela empieza mañana para muchas familias. Para otras empezó la semana pasada. El verano ha pasado volando y aunque los niños apenas hayan pisado el colegio… ya están todos de nuevos inmersos en la vorágine de la vida moderna: madrugar, ir al cole, salir de la escuela, parque 10 minutos mientras meriendan y rápido a seguir las extraescolares acordadas.

Con la vuelta de las rutinas se acaban las horas largas de juego libre, las salidas a la montaña o a la playa, inevitablemente se reduce el tiempo en exteriores, en la naturaleza y volvemos a la vida entre paredes de hormigón.

Pero los niños siguen necesitando el movimiento y la libertad de exploración, aunque sea invierno, aunque haga frío, aunque no sean vacaciones.

nature

Fotografías de Lía Durán Fotografía

¿Y POR QUÉ NECESITAN LOS NIÑOS ESTAR AFUERA?

En realidad creo que todos lo necesitamos. Cuando estamos estresados, confusos, agobiados, ¿si salimos a dar un paseo no volvemos con mayor paz y claridad mental?

En el caso de los niños, que están en pleno desarrollo, que necesitan el movimiento para madurar y que tienen esa curiosidad y ganas de exploración innatas todavía lo necesitan más. Así lo demuestran los estudios, pasar tiempo al exterior tiene múltiples beneficios. Entre ellos:

  • Mejora la concentración y los problemas de memoria
  • Favorece la creatividad y se incrementa su capacidad de resolver problemas
  • Aumenta el rendimiento y facilita el aprendizaje
  • Reduce el estrés y la ansiedad

Puedes profundizar esta información aquí, en el blog de Heike Freire, que está genial.

¿Y QUÉ PODEMOS HACER PARA ASEGURARNOS QUE NUESTROS HIJ@S TENGAN SU DOSIS NECESARIA DE EXTERIOR Y VERDE?

Actividades e ideas para hacer al aire libre hay muchísimas. Pero si tenemos muchas tareas y ocupaciones a lo largo del día lo mejor es planificarlas e incorporarlas a nuestras agendas, para evitar que con las prisas las dejemos en último lugar. Y si entre semana resulta imposible… el fin de semana podemos aprovechar para explorar, jugar y divertirse en la naturaleza o al aire libre.

Siguiendo el consejo de Debi, de Go Explore Nature y aunque Terrícola no vaya a la escuela, hemos estado elaborando una lista de ideas para hacer este nuevo “curso”. Te cuento algunas propuestas que hemos planeado. ¡Y ya te iré contando qué surge de cada una!

Escoger un lugar para observar la naturaleza al menos una vez por semana. La idea es que sea siempre el mismo lugar y cercano a casa (para evitar faltar a la cita semanal). Los niños pueden estar atentos a la vegetación, sonidos, colores… y observar los cambios según las estaciones, en los días de lluvia, en los de calor… Los niños mayores pueden documentar los cambios en un diario “Cuaderno de naturaleza”, “Cuaderno de explorador” (el nombre que se os ocurra). Podéis ampliar información sobre esta idea aquí.

Salir al aire libre 3

Buscar parques de tierra y arena e investigar qué insectos hay, si encontramos lagartijas, caracoles después de la lluvia… Podemos llevarnos lupas, frascos para observar mejor los insectos, etc.

Explorar la naturaleza de noche. En invierno oscurece tan pronto… Pero eso nos excusa para encerrarnos en casa. La oscuridad nos da nuevas posibilidades de exploración. Se puede alzar la vista al cielo y mirar las estrellas, observar las constelaciones… Y en los días que no se ve nada… Podemos preguntar ¿por qué? ¿Hay nubes, polución? Si nos vamos a un lugar sin luz artificial, ¿se ve mejor el cielo? Hay un montón de libros de astrología para niños chulísimos.

¿Y qué ruidos trae la noche? Según la época del año en la naturaleza se pueden escuchar grillos, búhos…

Crear dibujos y mandalas con hojas, piñas, tronquitos que podemos haber recolectado el fin de semana o en el parque.

Cultivar nuestras propias plantas, ya sea en maceta, en el jardín, para el balcón, ¡dónde sea! Podéis empezar por algo sencillo, cómo cultivar plantas aromáticas.

Estirarse a fuera y observar las nubes. En un día de viento es increíble lo rápido que van, al atardecer son anaranjadas… ¿y qué formas tienen? ¿Se parecen a un perro? ¿A un caracol?

Hacer un comedero de pájaros y observar qué sucede. Lo podemos colocar en la terraza o jardín si tenemos y en su defecto en alguna salida a la montaña, en el parque…

Y la mejor idea de todas para el final… ir a un lugar bonito y que sean los peques quienes deciden a qué y cómo jugar. Nos sorprenderemos de las ideas que surgen espontáneamente de ellos.

Jugar al aire libre 2

No quiero hacer el post mucho más largo así que lo dejo aquí. ¿Pero me ayudas a seguir ampliando esta lista y hablamos de ello otro día? ¿Tienes más ideas para que los peques puedan disfrutar durante el curso de tiempo al aire libre?

Un abrazo,

Clara.

¡Comparte si te ha gustado! ;-)

Deja un comentario